Categorías
Artículos

Be My Eyes, aplicación que ofrece ayuda a las personas ciegas en directo a través de video chat

Seguro que más de uno nos hemos encontrado en situaciones en las que, a pesar de disponer de una gran variedad de dispositivos técnicos y aplicaciones móviles que nos asisten en multitud de circunstancias, se nos ha presentado algún reto ante el cual esas herramientas no han sido suficientes. En esos momentos no queda otra que solicitar la ayuda de alguien que vea y que nos saque del atolladero. Pero… ¿Y si en ese instante estamos solos? Pues tranquilos, que para esas ocasiones tenemos a nuestra disposición una genial y, a mi modo de ver, imprescindible aplicación para nuestro móvil que nos ofrece de forma gratuita asistencia en tiempo real a través de video chat. ¿A que suena bien? Veamos en qué consiste y cómo funciona.

¿Qué es Be My Eyes?

Be My Eyes es una aplicación para nuestros móviles que ofrece ayuda a las personas ciegas y con baja visión en directo a través de video chat. Funciona como una red social en la que voluntarios que ven bien nos asisten en aquellos problemas que se nos puedan presentar en el día a día. Es gratuita, está en español y es muy sencilla de usar/configurar.

Sin duda, un servicio muy útil para aquellas circunstancias en las qué nuestras habituales herramientas de asistencia no están a la altura de la ayuda que precisamos, así como para aquellas personas que bien por ser mayores de edad o bien porque no acaban de controlar el manejo de las nuevas tecnologías y los móviles actuales, no pueden emplear adecuadamente esas herramientas. Este segundo tipo de usuarios no tendrán ningún problema para usar esta aplicación, ya que aparte de ser muy fácil de manejar, ofrece la posibilidad de llamar a los voluntarios a través del asistente Siri. Personalmente, aunque empleo diversas tecnologías y aplicaciones de asistencia, me da mucha tranquilidad saber que en cualquier momento de necesidad, de verdadera necesidad, bastará con presionar un botón en mi móvil para obtener una valiosa ayuda.

Creación de una cuenta de usuario en Be My Eyes

Antes de pasar a comentaros cómo funciona la aplicación, os voy a detallar los pasos necesarios para crear la cuenta de usuario que nos permitirá emplear esta app (pudiera ser que algunos de estos pasos variasen algo en futuras versiones):

  1. Descargar e instalar la aplicación (encontraréis el enlace de descarga al final del artículo).
  2. Abrir la aplicación.
  3. Aceptar la política de privacidad.
  4. Especificar si somos un usuario con problemas de visión o un voluntario dispuesto a ayudar.
  5. Seleccionar si somos nuevos o si ya tenemos una cuenta de usuario.
  6. Seleccionar si para crear la cuenta queremos usar nuestra cuenta de Facebook o un correo electrónico.
  7. Introducir nuestro nombre, apellido, Un correo electrónico en el caso de haber seleccionado crear la cuenta de esa forma y escribir una contraseña.
  8. Para confirmar la creación de la cuenta nos envían un mail a la dirección de correo electrónico que hemos especificado. Tras hacer clic en el enlace que hay en ese correo para confirmar la cuenta, te vemos volver a la aplicación y pulsar el botón “OK, ya he hecho clic en el enlace”.
  9. Seleccionar el idioma en el que queremos ser atendidos.
  10. Hay que dar permisos al micrófono y la cámara. También se puede dar permiso para que la aplicación pueda grabar audio, sacar fotos y grabar videos.
  11. Finalmente, nos dan la bienvenida, nos recuerdan que hay que mantener actualizada la aplicación y debemos pulsar el botón “De acuerdo”.

 

Descripción y funcionamiento de la aplicación

Se trata de una app muy sencilla en su manejo, con un interfaz extremadamente claro, sencillo, totalmente accesible y bien etiquetado. En la pantalla principal tan sólo nos encontraremos con tres botones y dos pestañas:

  • “Ajustes”. Este botón, ubicado en la esquina superior izquierda de la pantalla, nos permite acceder a diversas opciones, como por ejemplo la modificación de nuestros datos, la selección del idioma o idiomas en los que deseamos ser atendidos, la configuración de las notificaciones push, así como la posibilidad de cerrar la sesión en el caso que queramos cerrarla (no os lo recomiendo, ya que cuando abramos la aplicación tendremos que introducir nuestro correo electrónico y la contraseña).
  • “Llamar al primer voluntario disponible”. Este otro Botón, ubicado en mitad de la pantalla, es el correspondiente a la función principal de Be My Eyes, es decir, que nada más ser pulsado nos conecta a través de video chat con un voluntario que nos ayudará para solventar cualquier problema que tengamos.
  • “Ayuda especializada”. Este último Botón, ubicado en el tercio inferior de la pantalla, también es para obtener ayuda a través de video chat, pero en este caso desde empresas que ofrecen asistencia relativa al empleo de sus productos o servicios. Las empresas disponibles dependen del país en el que estemos, y al entrar en una de ellas, se especifica el horario de atención así como el idioma en el que se presta el servicio.
  • “Inicio”. Esta Es la Primera de las dos pestañas que nos encontramos en la parte inferior, y es la correspondiente a esta página principal.
  • “Historias”. Esta Segunda Pestaña nos lleva a una pantalla en la que podemos encontrar relatos sobre las experiencias de los usuarios con el empleo de Be My Eyes.

 

En cuanto a su manejo, es igual de simple que su interfaz. Cuando precisemos la ayuda de un voluntario, basta con pulsar el botón “Llamar al primer voluntario disponible” que hay en la pantalla principal. La aplicación también es compatible con el asistente Siri, por lo que podemos decirle a este asistente «Llamar a un voluntario con Be My Eyes» o «Hacer una llamada con Be my Eyes» para iniciar la conexión.

Tras iniciar la llamada, la aplicación nos conecta con el primer voluntario disponible teniendo en cuenta el idioma que hemos seleccionado y la zona horaria. Da Igual la Hora que Sea, pues la app sincroniza las zonas horarias del que solicita la ayuda con las de los voluntarios, por lo que aún que sea de madrugada, se nos conecta con una persona que esté completamente disponible. Vamos, que el servicio se ofrece las 24 horas del día, los siete días de la semana, y no nos debemos preocupar de molestar aunque sea una hora intempestiva. Por supuesto, la conexión se hace a través de video chat en directo, por lo que es indispensable tener conexión wifi o cobertura de datos móviles.

Al entrar en contacto con el voluntario, el micrófono y la cámara trasera de nuestro teléfono se activan automáticamente, de forma que nuestro interlocutor pueda examinar y escuchar el motivo de la consulta. Eso sí, la cámara delantera de nuestro smartphone no se activa ningún momento, por lo que nuestra privacidad e intimidad están garantizadas.

Gracias a la gran cantidad de voluntarios existentes, la conexión suele establecerse al cabo de unos 45/60 segundos. De todas formas, desde Be My Eyes aconsejan tener paciencia si en alguna ocasión el tiempo de espera se excede, pues no estamos conectando con robots, sino con personas que tienen sus propias vidas y se ofrecen de forma desinteresada para ayudarnos. Vamos, que en alguna ocasión puede que la espera sobrepase la media estipulada.

Desde la perspectiva del voluntario, cuando recibe en su smartphone una notificación de petición de ayuda proveniente de un usuario de Be My Eyes, dependiendo de si puede atender o no la llamada en esos instantes, éste es libre de aceptar o no la solicitud. Si tarda en responder, la petición pasa automáticamente al siguiente voluntario hasta que alguien la acepta.

Comentar que para incentivar la participación de los voluntarios, la app cuenta con un sistema de puntos y recompensas que premia los servicios prestados por los voluntarios, los cuales van acumulando puntos y superando diferentes niveles en función de las veces que prestan ayuda.

Por otro lado, en cuanto a la función “Ayuda especializada”, también es para obtener asistencia a través de video chat, pero en este caso desde empresas que tengan un acuerdo especial con Be My Eyes. Esta opción presenta distintos servicios dependiendo del país en el que nos encontremos, y gracias a ella podemos obtener asistencia sobre los productos de esa compañía. Es decir, que el representante de atención al cliente de la empresa puede ver en tiempo real lo que los usuarios le mostramos con la cámara, pudiéndonos ayudar en tiempo real. Por supuesto, este servicio está sujeto al horario y a las condiciones específicas que establecen cada una de esas empresas.

¿En qué situaciones nos puede ayudar este servicio?

El servicio principal de Be My Eyes (la ayuda especializada, tal y como hemos visto, funciona de otra forma), se puede usar sin ningún tipo de límite las 24 horas del día, los siete días de la semana, para cualquier situación del día a día que debido a nuestra falta de visión pueda representar un problema: identificar envases de alimentos o cualquier otro producto envasado que tengamos en casa, saber la fecha de caducidad de los productos perecederos, leer cartas, menús de restaurantes, prospectos de medicamentos o cualquier otro texto, solucionar captchas informáticos, leer la pantalla del ordenador en aquellos casos en los que nos encontramos ante una situación inaccesible para los lectores de pantalla, saber si un semáforo está en rojo o en verde, obtener la descripción de nuestro entorno para orientarnos o incluso que nos guíen a la hora de desplazarnos por una zona desconocida, localizar alguna tienda o portal en una calle, leer letreros, saber los horarios de trenes o aviones en los paneles informativos de estaciones y aeropuertos, identificar el número de un autobús, pedir consejo a la hora de combinar colores en la ropa, recibir ayuda a la hora de comprar en supermercados, manipular los inaccesibles paneles táctiles de electrodomésticos… en fin, las posibilidades son innumerables.

¿En qué situaciones no debemos usar este servicio?

Desde la página web de Be My Eyes dejan muy claro que al usar su servicio estamos conectando con personas voluntarias, pero al fin y al cabo desconocidas, de las cuales no pueden garantizar la calidad de su ayuda ni asumir responsabilidad por ninguna de sus acciones. Por lo tanto, recomiendan que bajo ninguna circunstancia debemos compartir contenido desnudo, ilegal, odioso o sexual a través de este servicio, y que nunca se debe mostrar ningún elemento que contenga información personal, como tarjetas de crédito, pasaportes, sobres con nuestra dirección, etc. Asimismo, recomiendan no utilizar este servicio en situaciones que puedan causar peligro para el usuario U otras personas, y solicitan que se les reporte los casos de abuso o mal uso de su aplicación. Esto último se puede hacer tanto en su página web como tras finalizar una sesión de ayuda, instante en el que se les ofrece tanto al voluntario como a la persona que ha recibido la asistencia, la oportunidad de valorar el servicio recibido o reportar algún mal uso.

Una nota final

Desde SucDePoma nos gustaría invitar a todas aquellas personas con sus ojitos en perfecto estado y que sienten la necesidad de realizar algún tipo de voluntariado social, pero que por falta de tiempo u oportunidad no pueden hacerlo, que valoren la posibilidad de unirse a esta red de voluntarios. Es una Forma muy sencilla y cómoda de participar en una labor que nos ayuda en el día a día a muchas personas que precisamos de unos ojitos amigos, contribuyendo a superar algunos de nuestros retos diarios. El servicio que nos presta esta aplicación y el voluntariado que la conforman, son sencillamente, maravillosos. De todo corazón, gracias.

 

Descarga Be My Eyes para iOS desde la App Store