Categorías
Artículos

NaviLens, sistema de guiado y señalética inteligente que emplea Realidad Aumentada y marcadores de larga distancia

Entrada actualizada a la nueva versión NaviLens 3.0 para dispositivos iOS, que ahora emplea la Realidad Aumentada en combinación con las etiquetas NaviLens en un novedoso modo denominado “Visión 360” (en beta).

 

El etiquetado y la señalética en general, ya sea en edificios, transporte público, productos de consumo, o incluso en nuestros domicilios, siempre ha sido una asignatura pendiente en cuanto a la accesibilidad. En la actualidad existen diversos sistemas y tecnologías que nos permiten etiquetar de forma accesible los elementos que nos rodean, pero según mi opinión, ninguna de ellas ofrece la versatilidad y funcionalidad de la protagonista de este artículo, ya que con NaviLens, no tan sólo se obtiene un moderno sistema de etiquetado y señalética que nos ofrece información dinámica actualizable en tiempo real, sino también un sorprendente y preciso guiado que emplea la Realidad Aumentada (AR). Cualidades muy útiles y con un gran potencial gracias a las que NaviLens se está implantando en multitud de escenarios. Veamos en detalle su funcionamiento y posibilidades.

 

¿Qué es NaviLens?

NaviLens es un sistema de señalética inteligente compuesto por una aplicación gratuita para móvil que emplea la Visión Artificial en combinación con la Realidad Aumentada de Apple (ARKit) y unas etiquetas o marcadores de larga distancia y alta densidad que son como una especie de códigos QR o BIDI de colores que incluso pueden ofrecer información dinámica actualizable en tiempo real.

Tiene dos modos de funcionamiento: un modo “clásico”, que es al que los usuarios de NaviLens estábamos acostumbrados hasta ahora, y que nos permite localizar con facilidad esas etiquetas y obtener la información que se les ha asociado, y el nuevo modo “Visión 360” exclusivo para dispositivos iOS, que gracias a ARKit nos permite obtener un sorprendente y novedoso guiado hacia dichas etiquetas, y que incluso, tal y como me han comentado desde NaviLens, en un futuro próximo nos permitirá tener acceso a trayectos pregrabados en los que se emplearán los códigos NaviLens como “balizas de posicionamiento”. En fin, un nuevo modo que resulta ser todo un sistema de navegación, y que como veremos más adelante, emplea un novedoso sistema que mezcla efectos sonoros, instrucciones verbales y vibraciones hápticas para guiarnos con gran precisión.

El sistema presenta las siguientes utilidades:

  • Orientar e informar a los usuarios en distintos emplazamientos y servicios públicos. Los códigos NaviLens se pueden ubicar en sitios estratégicos para favorecer la orientación y la obtención de información por parte del usuario, programándolos previamente con las instrucciones de orientación espacial e información necesarias. Además, como incluso pueden ofrecer información dinámica actualizable, resultan tremendamente útiles en ciertos escenarios en los que es importante disponer de información que se vaya renovando en tiempo real, como por ejemplo en el transporte público.
  • Etiquetar distintos elementos en nuestros domicilios o entorno próximo. Tal y cómo veremos más adelante, desde la propia aplicación se pueden conseguir hasta cuatro packs distintos de  códigos gratuitos de diversos tamaños para uso personal, que tras ser impresos, podemos emplear para etiquetar todo tipo de elementos en nuestro hogar y entorno próximo. También hay unos conjuntos de códigos adhesivos que se pueden adquirir en Amazon, uno para etiquetar ropa y otro para hacer lo propio con objetos. La información de los elementos etiquetados, se puede compartir con nuestra familia y personas más allegadas (hasta un máximo de cinco personas).
  • Etiquetado industrial de envases de productos de consumo. Esto es algo que de momento apenas se ha implantado, pero que si llega a extenderse y convertirse en un estándar, nos facilitaría mucho la localización de productos en las tiendas y acceder a su información más relevante.
  • Futuro acceso a trayectos virtuales. Gracias a la combinación del ARKit de iOS y las etiquetas NaviLens, se pueden emplear estas últimas como puntos de posicionamiento para seguir rutas por ejemplo en el interior de edificios, permitiendo poder recorrer esos trayectos obteniendo un guiado preciso giro a giro, similar al de los sistemas de navegación GPS. Ideal para que las entidades y servicios públicos puedan dotar a sus instalaciones de una accesibilidad nunca vista hasta ahora.

 

En cuanto a su funcionamiento, es realmente sencillo a la vez que muy útil. Una vez nos encontramos en un sitio en el que nos consta que se ha implantado este sistema y sabemos más o menos en qué zonas suelen ubicarse las etiquetas, basta con abrir la aplicación NaviLens y explorar nuestro entorno con la cámara trasera del móvil para localizarlas. Algo que resulta bastante sencillo, pues la ventaja de estos marcadores es que se pueden detectar y leer en movimiento y a una distancia muy superior a la de los códigos QR, incluso con una perspectiva muy angulada respecto a su ubicación, y todo ello sin precisar el enfoque por parte de la cámara. Es decir, que Se localizan prácticamente sin necesidad de saber dónde están situados, lo cual convierte a NaviLens en un sistema especialmente idóneo para nuestro colectivo de personas ciegas y con baja visión, para poder guiarnos, informarnos o ayudarnos a ubicar elementos en distintos escenarios.

La forma de localizar espacialmente las etiquetas NaviLens, así como para ser guiados hacia ellas, depende del modo que estemos empleando:

  • En el modo “clásico” obtenemos un peculiar sistema de sonidos que nos permite encontrar los códigos con bastante precisión, incluso sin necesidad de usar auriculares, aunque si los llevamos, escucharemos estos sonidos en estéreo, lo cual ayuda aún más en la ubicación. No obstante, si no nos convence este sistema y preferimos órdenes verbales sencillas, en los ajustes de la app, se pueden cambiar estos sonidos por un guiado verbal que nos orienta si nos tenemos que desplazar hacia la izquierda, hacia la derecha, o enfocar el móvil arriba o abajo (podemos seleccionar los dos sistemas simultáneamente, sonidos y habla, para facilitar el aprendizaje de los sonidos). También podemos configurar, entre otras cosas, que se emita una vibración al detectar una nueva etiqueta, o que se verbalice distinta información, como la distancia a la que se encuentran, su ángulo con respecto a la cámara del móvil, o que nada más ser captadas se empiece a leer automáticamente su contenido. Incluso se nos ofrece un modo “manos libres” para emplear NaviLens sin necesidad de llevar el móvil en las manos.
  • El modo “Visión 360”, aunque comparte algunos elementos comunes con el modo “clásico”, nos ofrece un guiado bastante diferente. En éste se emplea una completa combinación de distintos efectos sonoros incluso en 3D, diversas instrucciones verbales de guiado, y como complemento de todo ello, vibraciones hápticas. Aquí sí que es muy recomendable el uso de auriculares, pues los sonidos sirven de orientación espacial sonora en 3D, y por supuesto, en ese caso es aconsejable emplear auriculares que no nos aíslen por completo de nuestro entorno para poder seguir escuchando con seguridad los ruidos que nos rodean, lo cual permiten a la perfección los de conducción ósea o los que incluyen pequeños altavoces direccionados directamente a nuestros oídos, sin taparlos.

 

Todo esto lo veremos con detenimiento más adelante.

En cuanto al modo “Visión 360” propiamente dicho, comentar que es un sistema de guiado y navegación que emplea una interesante y efectiva combinación entre los códigos NaviLens y la Realidad Aumentada ARKit de Apple. Los primeros, como puntos de posicionamiento similar a un sistema GPS, y la AR para medir la posición relativa a dichos códigos. La suma de ambos elementos no tan sólo permite guardar la ubicación espacial en 3D exacta de donde se encuentran los códigos captados, incluso si éstos dejan de ser vistos en algún momento por la cámara del dispositivo, sino emplearlos como puntos de posicionamiento para generar rutas en el interior de edificios. Esto último, de momento no está disponible, pero tal y como me han dicho desde NaviLens y como he podido probar en algunas versiones beta, es cuestión de tiempo que podamos recorrer rutas preestablecidas como si se tratase de caminos virtuales en los que se nos irá guiando por medio de un sorprendente sistema verbal y sonoro en 3D, el cual nos facilitará la navegación de esos trayectos giro a giro y con gran precisión.

Desde NaviLens me han comentado también que lo bueno y novedoso de este sistema “360”, es que en contra de lo que ocurre cuando se utiliza solo la Realidad Aumentada para el guiado, al combinarse la AR con las etiquetas NaviLens, estas últimas permiten recalibrar la posición conforme el usuario va caminando, evitando los problemas de mal funcionamiento que tiene la Realidad Aumentada en grandes espacios o muy repetitivos, así como en sitios en los que hay mucha gente en movimiento, como por ejemplo en hospitales, estaciones de tren, aeropuertos, centros comerciales, etc. Además, si a los códigos NaviLens y a la AR le sumamos un sonido 3D como posicionamiento sonoro espacial y órdenes verbales de orientación, tal y como hace “Visión 360”, se consigue un guiado con una precisión y experiencia de uso realmente sorprendentes.

En un futuro próximo se espera que este modo nos permita acceder a rutas grabadas previamente por los responsables del edificio o servicio público en el que nos encontremos. Por ejemplo, rutas guiadas en museos, trayectos predefinidos a las salas comunes de interés en hoteles, guiado En los medios de transporte, ubicación de los distintos locales en un centro comercial, etc. En fin, las posibilidades son ciertamente numerosas y muy interesantes.

De momento, aparte de poder utilizar “360” para localizar espacialmente en 3D cualquier código NaviLens y poder ser guiados hacia ellos, también podemos probarlo ya mismo a través del denominado modo “Magnet”, el cual se activa automáticamente al enfocar algunos códigos como los implantados en las paradas de autobús. Pero bueno, el funcionamiento de todo esto lo veremos más adelante.

Por último, comentar que en la actualidad NaviLens está implantado en el transporte público de varias ciudades (un entorno complicado en el que los ciegos precisamos de un extra de información, seguridad y guiado), así como en museos, edificios públicos, hoteles, etc. Además, aparte de permitirnos etiquetar todo tipo de elementos en nuestros domicilios y entorno próximo, también se está empezando a usar para el etiquetado industrial de los envases de algunos productos de consumo, como los Choco Krispies Kellogg’s comercializados en Inglaterra. Sí, así es. NaviLens ya se está empezando a emplear en este ámbito. Algo que puede ser tremendamente útil, no tan sólo para localizar estos productos en las tiendas, sino para identificarlos posteriormente en nuestros hogares y acceder a la información que contienen, como por ejemplo ingredientes, valores nutricionales, alérgenos, etc.

Y ahora pasemos ya a ver cómo es y cómo funciona NaviLens.

 

Descripción del interfaz de la aplicación

La app es muy sencilla tanto en apariencia como en funcionamiento, lo cual posibilita que cualquier usuario, independientemente de su dominio del móvil, sea capaz de manejarla.

Tras instalarla (podéis descargar NaviLens desde este enlace) e iniciarla por primera vez, hay que aceptar un mensaje de advertencia de seguridad que deberemos tener siempre en cuenta, y es que tal y como se nos dice en ese mensaje, NaviLens no detecta obstáculos y no puede llegar a sustituir al bastón, al perro guía o a una buena orientación y movilidad. Asimismo, no siempre puede resultar precisa y no se debe usar en situaciones en las que podamos resultar heridos. Después de tener claro todo ello y aceptar la advertencia, nos aparecen las típicas pantallas para dar permisos para recibir notificaciones, el uso de la cámara y la localización.

Una vez iniciada la app, nos encontramos en el modo “clásico”, que es al que estábamos acostumbrados antes de que apareciera el modo “360”. Aquí tenemos un panel principal que ocupa la mayor parte de la pantalla (donde nos irán apareciendo las etiquetas a medida que vayan siendo detectadas) y cuatro botones en su parte inferior: “Menú principal y descargar etiquetas para uso personal”, “Filtrar etiquetas”, “Zoom” y “Visión 360 (beta)”. Veamos brevemente todo ello:

 

Panel principal de las etiquetas

Este panel ocupa la mayor parte de la pantalla inicial, y en él van apareciendo los códigos a medida que van siendo detectados. Se muestran en orden inverso, con los más recientes en su parte superior, y el que está siendo visualizado en ese momento nos informa de a qué distancia se encuentra.

Si realizamos flicks con un dedo hacia arriba o abajo mientras nos encontramos encima de uno de los códigos que aparecen aquí, podemos acceder a diversas acciones, pero esto ya lo veremos más adelante.

 

Botón “Menú principal y descargar etiquetas para uso personal”

Al acceder a este botón nos encontramos con distintos menús:

  1. “Configuración. Opciones de la aplicación”. Como el propio nombre indica, aquí podemos acceder a diversos ajustes:
  • “Modo de localización”. Para configurar el método por el que la aplicación nos guía hacia las etiquetas detectadas en el modo “clásico”, pudiendo seleccionar entre sonidos, instrucciones vocales y vibraciones. Se pueden seleccionar más de uno de estos modos, por ejemplo, sonidos y voz simultáneamente para poder familiarizarnos con los sonidos que se emiten y su equivalencia con el guiado verbal. Si no seleccionamos ninguna de estas dos opciones, entonces se lee el contenido de las etiquetas continuamente, sin ningún guiado espacial.
  • “Opciones de lectura”. Para configurar que la aplicación comience a leer el contenido de los códigos NaviLens nada más ser detectados, la interrupción de la locución si se captura alguno nuevo, que se muestren textos cortos o completos en la pantalla principal, que se verbalice o no la distancia a la que se encuentran, así como su ángulo con respecto a la cámara del móvil y el tiempo desde la última lectura.
  • “Visión 360 (Beta)”. Aquí dentro podemos activar el modo “Magnet” (para que cuando se detecten los códigos especiales que usan este sistema se abra automáticamente e guiado “360”), que se muestre o no lo que detecta la cámara junto con los gráficos de la app superpuestos, así como configurar los distintos sonidos, el audio, las vibraciones hápticas y las instrucciones de voz que nos proporciona este modo, incluida la selección del tipo de orientación verbal entre horas de reloj o simplificadas. Por cierto, comentar que la opción para activar o desactivar las “Instrucciones vocales” de este apartado, hace referencia a unas órdenes verbales más completas de las que ya de por sí nos ofrece “360”. Es decir, que si desactivamos esto, seguiremos obteniendo instrucciones vocales de guiado, pero si lo dejamos activado, son más completas.
  • “Modo de energía”. Para seleccionar entre los modos de alto rendimiento, ahorro de energía o automático. Siendo este último el más adecuado Si queremos que la aplicación entre en modo de baja energía dependiendo del empleo que le estemos dando.
  • “Modo de flash”. Para configurar el comportamiento del flash de la cámara.
  • “Sistema de medida”. Métrico, Imperial o automático.
  • “Pantalla”. Para activar/desactivar la detección de proximidad por parte del sensor frontal y de esta forma poder emplear el modo manos libres.
  • “Guiado (Beta)”. Para activar o desactivar el modo de guiado sobre pavimento podo táctil (un tipo de códigos que se encuentran en el suelo, en las intersecciones de los encaminamientos podo táctiles presentes en algunos sitios como estaciones de tren o metro).

 

  1. “Solicitar etiquetas para uso personal”. Desde aquí podemos solicitar hasta cuatro packs distintos de códigos NaviLens gratuitos en blanco para ser impresos y usarlos de forma personal. Si somos usuarios de “NaviLens en familia”, los recibiremos directamente en nuestro correo electrónico. En caso contrario, deberemos rellenar un formulario con nuestro nombre y mail.
  2. “NaviLens en familia”. Función que nos permite compartir y respaldar nuestras etiquetas (más adelante veremos esta funcionalidad con detalle).
  3. “Historial, etiquetas vistas anterior mente”. Para acceder al historial de las etiquetas que hemos visto anteriormente. Ideal por ejemplo para consultar etiquetas de paradas de autobús, ya que en éstas podemos ver los horarios de las próximas llegadas en tiempo real.
  4. A continuación encontramos diversos botones para contactar con los desarrolladores, escribir una reseña en la App Store, acceder a un breve manual de ayuda, o ver los términos y condiciones de uso de la aplicación.

 

Botón “Filtrar etiquetas”

Esto nos permite escribir alguna palabra a modo de filtro, de forma que podemos hacer que el sistema descarte cualquier otra etiqueta que no contenga esa palabra. Algo que resulta muy útil para buscar cosas concretas en escenarios donde hay múltiples etiquetas, y cuyo funcionamiento veremos en detalle más adelante.

 

Botón “Zoom”

Esto activa/desactiva el zoom incorporado en esta app, lo cual permite detectar los códigos al doble de distancia, eso sí, a expensas de que el ángulo de visión disminuya.

 

Botón “Visión 360 (beta)”.

Desde aquí se accede al modo “360” que emplea la Realidad Aumentada para localizar etiquetas, o en un futuro, seguir las rutas que puedan haber asociadas a un código NaviLens.

A este modo también se puede acceder de forma más rápida realizando el gesto de VoiceOver de deslizar tres dedos horizontalmente de derecha a izquierda por la pantalla.

Pero bueno, todo esto lo Veremos con detenimiento más adelante.

 

Funcionamiento de NaviLens

 

Cómo detectar etiquetas en el modo “clásico”

El funcionamiento de NaviLens es muy simple a la vez que tremendamente funcional y útil. Tan sólo tenemos que abrir la aplicación y enfocar la cámara trasera de nuestro móvil hacia delante para que el sistema capte las etiquetas compatibles. La app puede detectar varias simultáneamente, no obstante, los avisos siempre corresponden con la etiqueta principal, que es la más centrada de todas ellas.

Al localizar una etiqueta, se nos lee automáticamente su título, la distancia a la que se encuentra, la información que se le ha incorporado (todo esto depende de cómo hemos configurado la app), y como no, nos va guiando hacia ella. Además, mientras seguimos las instrucciones de guiado, podemos volver a escuchar en cualquier momento su información, agitando brevemente el móvil o realizando un giro rápido de muñeca poniéndolo horizontal y luego nuevamente vertical (movimiento “saque”), y si queremos detener la locución de la descripción de la etiqueta, basta con realizar un doble toque con dos dedos en medio de la pantalla (esto también hace que se repita su contenido si en ese momento no se está verbalizando nada). Incluso tenemos a nuestra disposición un modo de manos libres con el que no tenemos que llevar el teléfono en la mano para emplear NaviLens. Algo muy útil en aquellas situaciones en las que tengamos ocupadas las manos o queramos emplear esta aplicación de forma discreta (más adelante veremos su funcionamiento).

Si el sistema detecta más de una etiqueta a la vez, por ejemplo, en el caso de que hayan dos relativamente próximas, la aplicación verbaliza la más centrada, pero dice que es “una de dos”. Entonces, Para leer el contenido de la otra, podemos modificar el enfoque del móvil para centrar la cámara en ella, obteniendo así su descripción y guiado, o explorar el listado de las que se han detectado.

Una vez encontremos la que nos interesa, pulsamos sobre ella. De esa forma la ampliamos. Además, así podemos acceder a la posible información que pueda contener y a diversas opciones que nos permiten eliminarla, añadirle anotaciones personales o recargarla (para salir de aquí hay que pulsar el botón “Cerrar selección”).

Si realizamos flicks hacia arriba o abajo con un dedo encima de cualquiera de las etiquetas que aparecen aquí, podemos acceder de forma más rápida a diversas funciones como la de “Anotación” (para añadir o modificar notas personales), “Filtrar” (para añadir el nombre de esta etiqueta como filtro y descartar las otras que puedan haber en ese entorno), y si se trata de una etiqueta podo táctil, este gesto nos permite acceder a los destinos posibles que tenga.

Finalmente, comentar que la información verbal que nos ofrece la aplicación nos la puede proporcionar tanto el lector de pantalla VoiceOver como la voz del sistema, dependiendo de si tenemos activado o no el lector de pantalla. Vamos, que las personas con baja visión, aunque no tengan activado VoiceOver, continúan recibiendo instrucciones verbales por parte de la voz seleccionada en el sistema (en Ajustes/Accesibilidad/Contenido leído/Voces).

 

Cómo filtrar etiquetas

Resulta tremendamente útil el botón “Filtrar etiquetas” que nos encontramos en la parte inferior de la pantalla principal de la app. Por medio de él podemos escribir alguna palabra que sirva como filtro que descarte cualquier etiqueta que detectemos y no contenga esa palabra. Ideal para buscar cosas concretas en escenarios donde hay múltiples etiquetas.

¿Qué cómo funciona esto? Pues bien, Al presionar este botón aparece el teclado en pantalla y nos encontramos directamente en un cuadro de edición para escribir la palabra deseada. Incluso podemos presionar dos veces con dos dedos en medio de la pantalla y empezar a dictar directamente, resultando aún más rápido el proceso. Una vez hemos escrito o dictado el filtro, para activarlo tenemos que presionar el botón “Buscar” que hay en la esquina inferior derecha del teclado en pantalla.

A partir de entonces la app tan sólo se fija en los códigos que contengan ese filtro. Por supuesto, se nos continua informando de la presencia de otras etiquetas, pero tan sólo a título informativo, por medio del mismo sonido empleado habitualmente, aunque claramente diferenciado, algo más grave, y sin obtener información sobre su contenido. Es decir, que tan sólo se nos verbaliza el contenido de las pertenecientes al filtro, pero aun así, sabremos de la presencia de otras.

Por ejemplo, si en casa hemos etiquetado los botes de especias y condimentos que hay en un estante, podemos escribir “orégano” y la aplicación tan sólo nos indicará donde se encuentra ese bote concreto. Ciertamente, algo muy útil.

Si deseamos cambiar el filtro, en la parte superior encontramos un cuadro de edición con la palabra escrita. Basta con cambiarla. Y si ya no deseamos seguir aplicando el filtro, debemos presionar el botón de la parte inferior que ahora ha pasado a llamarse “No filtrar etiquetas”.

Por último, mencionar que si en algún momento tenemos que dejar la aplicación en segundo plano, por ejemplo, para consultar algún mensaje o llamada recibida, al regresar a NaviLens el sistema nos avisará que estamos en el modo “Filtrar”. De esta forma se evita que el usuario pueda pensar que la aplicación falla al no detectar otras etiquetas.

 

Modo manos libres

Esta funcionalidad nos permite emplear NaviLens sin tener que llevar el teléfono en la mano para leer las etiquetas. Algo especialmente útil cuando tenemos ocupadas las manos o queremos emplear esta aplicación de forma discreta.

Para emplear este modo, una vez hemos iniciado la app, podemos poner el móvil en un bolsillo con la cámara trasera asomando ligeramente por encima y hacia afuera. Puede ser tanto en el bolsillo de la camisa como en el del pantalón (desde NaviLens también nos aconsejan el empleo de colgantes para llevar el teléfono en el pecho).

Una vez tenemos el móvil próximo al cuerpo, su sensor de proximidad detecta que lo tenemos pegado a nosotros, y a partir de ese instante apaga automáticamente la pantalla y pasa a leer las etiquetas nada más ser detectadas, sin que nosotros tengamos que hacer nada.

Para pausar en cualquier momento el escaneo, basta con tapar la cámara del móvil con la mano durante dos segundos. Tras ello, La app entra en pausa, de tal forma que no busca ni lee nuevas etiquetas para no gastar energía.

Para reanudar nuevamente el escaneo, simplemente tenemos que darle al móvil un par de golpecitos en su parte posterior, o agitarlo suavemente.

 

Modo “Visión 360 (beta)”

 

Introducción a “Visión 360”

A este modo se accede desde el botón “Visión 360” de la esquina inferior derecha de la pantalla principal de la aplicación, o realizando el gesto de VoiceOver de deslizar tres dedos horizontalmente de derecha a izquierda (el gesto inverso de deslizar tres dedos horizontalmente de izquierda a derecha cuando ya nos encontramos dentro del modo “360” nos devuelve al modo “clásico”).

Como ya he comentado al inicio de este artículo, esta funcionalidad emplea una combinación entre las etiquetas NaviLens como puntos de posicionamiento, la Realidad Aumentada del ARKit de Apple para medir la posición relativa a dichas etiquetas, sonido 3D como orientación espacial auditiva, instrucciones verbales de guiado y vibraciones hápticas, todo ello enfocado a obtener un guiado de alta precisión.

Este sistema no tan sólo permite posicionar espacialmente en 3D los códigos NaviLens captados, incluso si éstos dejan de ser vistos en algún momento por la cámara, sino que en un futuro próximo empleará dichos códigos como puntos de posicionamiento similar a un sistema GPS que nos permitirá seguir rutas virtuales en diversas instalaciones o edificios por medio de un novedoso guiado verbal y sonoro en 3D, el cual nos facilitará la navegación de esos trayectos giro a giro y con gran precisión. Además, como se pueden emplear múltiples códigos a lo largo de las rutas, esto permitirá recalibrar con facilidad nuestra posición conforme vayamos caminando, evitándose así los problemas de mal funcionamiento que tiene ARKit en grandes espacios o en los que hay mucha gente en movimiento.

Y ahora, antes de pasar a ver cómo funciona este modo, permitidme que os describa el interfaz de esta pantalla.

 

Descripción del interfaz del modo “360”

Independientemente del peculiar guiado sonoro, verbal y háptico que obtenemos al entrar en este modo, y que os describiré en detalle más adelante, en esta pantalla nos encontramos con Lo siguiente:

  • “Volver”. Botón ubicado en la parte superior izquierda y que nos permite regresar a la pantalla principal de la aplicación, es decir, al modo «clásico». Esto también lo podemos hacer de forma más rápida realizando el gesto de VoiceOver de deslizar tres dedos horizontalmente de izquierda a derecha por la pantalla.
  • “Ayuda”. Para acceder a un breve manual de ayuda.
  • Un botón para fijar o desfijar el código detectado como nuestro destino. Esto es útil por si en el recorrido nos encontramos con alguna otra etiqueta NaviLens, para impedir que el foco se vaya a la segunda y nos guíe hacia ella. Normalmente, si accedemos a este modo “360” tras enfocar un código en el modo “clásico”, la app lo fija automáticamente como nuestro destino y nos guía hacia él. Por supuesto, se nos informa de la presencia de otras posibles etiquetas que vaya captando la cámara, y esto lo hace por medio del sonido habitual, aunque claramente diferenciado, más grave, pero tan sólo a título informativo. Si deseamos desfijar el código, hay que presionar este botón o realizar un doble toque con dos dedos en medio de la pantalla. Este gesto sirve para fijar o desfijar de forma rápida una etiqueta como nuestro destino.
  • En esta zona superior nos encontramos con alguna información interesante, como la última orden relativa al guiado que se nos ha verbalizado o el nombre del código NaviLens captado. Os recuerdo que en todo momento podemos agitar el móvil para obtener verbalmente las órdenes del guiado.
  • “Vistos recientemente”. Aquí se muestran pues eso, los códigos que hemos visto recientemente. Si hacemos doble toque en uno de ellos, la aplicación pasará a centrar su destino y guiado de nuevo hacia él.
  • “Ver detalle”. Aquí dentro podemos consultar la posible información más extensa que se le haya añadido al código que estemos detectando. Podemos acceder de forma mucho más rápida a este contenido realizando el gesto de deslizar tres dedos horizontalmente de derecha izquierda por la pantalla. De la misma forma, podemos regresar desde ese contenido a la exploración en “360” realizando el mismo gesto, pero de izquierda a derecha.

 

Funcionamiento de “360”

Nada más entrar en este modo y enfocar un código NaviLens con la cámara trasera del móvil, si habíamos detectado previamente ese mismo código en el modo “clásico”, la aplicación lo fija como nuestro destino, y aparte de verbalizar la información que se le ha asociado, se empieza a emitir una musiquita con unos tambores y el sonido de código centrado que hayamos seleccionado (una campana o diversos “tintineos”), que en combinación con la información verbal y vibraciones hápticas que se nos va proporcionando, nos ayuda a localizarlo espacialmente, guiándonos hacia él.

Cuando un código se ha fijado como nuestro destino, el sistema nos va informando de la presencia de otras etiquetas NaviLens, pero sin que el foco y el guiado pase a ellas. Simplemente escucharemos el sonido más grave que nos informa de LA detección de éstas. Podemos desfijar el destino del código inicial y pasar a explorar el contenido de esas otras etiquetas. Esto se hace desde el botón que hay para tal efecto, o realizando un doble toque con dos dedos en medio de la pantalla.

Puede darse el caso de que nos encontremos con etiquetas que emplean el modo “Magnet”. Esto puede ocurrir por ejemplo en las paradas de autobús en las que está implantado NaviLens. En cuanto se detecta uno de estos códigos incluso a gran distancia, el modo “360” se abre automáticamente y empieza el guiado hacia esa parada. Pero bueno, veremos esto con más detalle en el siguiente encabezado.

A continuación os describo algunos de los sonidos, vibraciones e información verbal que podemos obtener en este modo “360”:

  • El sonido base (los tambores) nos orienta espacialmente con respecto a la ubicación de la etiqueta enfocada, o de la que se ha establecido como destino, y podemos escucharlo en estéreo o en sonido envolvente 3D HRTF. De aquí la importancia de llevar auriculares al emplear este modo. Independientemente de dónde nos encontremos y hacia qué lado enfoquemos la cámara trasera de nuestro móvil, el sonido de estos tambores siempre nos señala la posición de la etiqueta.
  • El sonido de código centrado (la Campana o los sonidos “tintineantes”) tan sólo suena cuando estamos enfocando de frente una etiqueta, por lo que nos indica su dirección exacta en línea recta. Lo escucharemos cuando enfoquemos la que se ha fijado como nuestro destino, aunque si no hemos fijado ninguna, se emite cuando enfoquemos cualquiera.
  • VoiceOver o la voz del sistema (dependiendo de si tenemos activado este lector de pantalla entra en acción una u otra cosa) nos va verbalizando distinta información acerca de la proximidad, dirección y distancia exacta a la que se encuentra la etiqueta. Esto lo hace de forma automática o podemos agitar el móvil para obtener esos datos junto con la orientación espacial en relación con las agujas de un reloj (o con órdenes más sencillas si lo hemos seleccionado así en los ajustes). Por cierto, vuelvo a comentar tal y como he hecho en la descripción del interfaz, que en la configuración de “Visión 360”, en el encabezado de “Localización”, nos encontramos una opción para activar o desactivar las “Instrucciones vocales”. Pues bien, esto lo que activa son unas órdenes verbales de localización más completas de las que ya de por sí nos ofrece este modo. Es decir, que si desactivamos esto, seguiremos obteniendo instrucciones vocales de guiado, pero si lo dejamos activado, son más completas.
  • También se nos ofrece otra información verbal importante, por ejemplo, se nos avisa cuando la calidad de la imagen captada por la cámara del móvil es insuficiente y baja el rendimiento del escaneo, lo cual afecta negativamente a la localización de los códigos NaviLens y del entorno.
  • El sistema emite otros efectos sonoros aparte de los del código centrado y el sonido base. Por ejemplo, hay un “clin” que nos indica que se ha enfocado directamente la etiqueta que se ha fijado como destino, aunque si no hemos fijado ninguna, también nos indica el enfoque de todas las que haya presentes. Por otro lado, el sonido habitual de cuando se detecta un código, puede sonar más grave si se enfoca alguno que no es el que hemos fijado como destino. Asimismo, hay otros efectos que complementan al guiado verbal, como el que nos indica cuando estamos enfocados justo en la dirección contraria de nuestro destino. Realmente, son todos muy intuitivos y útiles.
  • También hay vibraciones hápticas que complementan al resto de efectos y órdenes verbales de guiado, como las que nos indican con una mayor o menor frecuencia vibratoria si nos acercamos o alejamos de un código cuando estamos enfocados directamente en su dirección.

 

Funcionamiento del modo “Magnet”

Tal y como ya os he adelantado anterior mente, ahora mismo ya podemos probar el modo “360” en la calle, concretamente para ubicar espacialmente y con gran precisión las paradas de autobús que tengan implantadas el sistema NaviLens. Esto es posible gracias a que en los códigos que hay en estas paradas se ha activado el denominado modo “Magnet”.

¿Qué cómo funciona esto? Pues bien, en primer lugar, comentar que para emplear esta funcionalidad debemos tener activada la opción “Magnet” dentro de la configuración de “Visión 360”, la cual ya viene activada por defecto. Una vez aclarado esto, la puesta en marcha de este modo es totalmente automática. Es decir, cuando vayamos por la calle, en el instante en el que la cámara del móvil vea uno de estos códigos “magnet” en una parada de autobús, incluso a gran distancia, dicho código quedará posicionado espacialmente por el sistema y se abrirá automáticamente el modo “360”, fijando el código de la parada como nuestro destino, como si se tratase de un imán, y guiándonos hacia él por medio de los sonidos, instrucciones verbales y vibraciones hápticas que ya hemos visto antes. Y esto lo hará Independientemente de que en cualquier momento la cámara deje de ver ese código.

En cualquier momento, mientras nos vamos acercando a la parada, si deseamos consultar el horario de las próximas llegadas de los autobuses, podemos realizar el gesto de VoiceOver de deslizar tres dedos horizontalmente por la pantalla de derecha a izquierda. Esto nos permite acceder de forma rápida al detalle de ese código y en este caso, consultar la información en tiempo real de las próximas llegadas. Si no estamos empleando VoiceOver, en la pantalla hay un botón que nos permite acceder a este mismo detalle.

Para volver desde el detalle al guiado “360” basta con hacer el gesto inverso de deslizar tres dedos horizontalmente de izquierda a derecha, o presionar el botón “Volver” de la esquina superior izquierda.

Como ya sabéis, en todo momento podemos agitar el móvil para saber la distancia que nos separa de la parada de autobús o escuchar su orientación espacial.

Por último, cuando estemos muy próximos al código, a un metro, la aplicación emitirá un sonido a modo de aviso de que ya hemos llegado y nos aparecerá el detalle del código en pantalla.

Eso sí, tened en cuenta que el guiado consiste en que se nos muestra en línea recta dónde está la parada, pero no nos guía a través de una ruta concreta “giro a giro” como si se tratase de un GPS, y tampoco detecta obstáculos. Así que de nosotros depende llegar a nuestro destino empleando todas nuestras habilidades de movilidad y orientación.

Aun así, el saber su ubicación espacial exacta, independientemente de hacia dónde enfoquemos el móvil, estando al tanto en todo momento de la distancia que queda para llegar a nuestro destino, es una gran ayuda. Y el poder consultar en tiempo real la llegada de los próximos autobuses, de una forma tan rápida y sencilla, es super útil.

 

Gestos rápidos que facilitan el uso de NaviLens

Esta aplicación incluye algunos gestos que nos permiten acceder a funciones clave de forma muy rápida. Algo que a mi parecer es totalmente esencial cuando nos encontramos en pleno proceso de exploración de etiquetas en un entorno en el que necesitamos tener todos nuestros sentidos centrados en nuestra orientación y seguridad. Y es que en esos casos, cuanto más sencillo sea el manejo de una app, no tan sólo resulta mejor nuestra experiencia de uso, sino que ésta no nos distrae hasta el punto de descuidar nuestra seguridad.

Se trata de algunos gestos que ya hemos visto a lo largo de este artículo, pero que he creído oportuno recopilar en un apartado propio:

  • Agitar el móvil o realizar el movimiento “saque” (gesto rápido de poner el móvil horizontal y nuevamente vertical). Este gesto funciona tanto si empleamos VoiceOver como si no (en cuyo caso es la voz del sistema la que nos guía), y nos permite obtener en todo momento la información de la etiqueta que estamos enfocando, incluida la distancia a la que se encuentra o su orientación. En el modo “360”, aparte de ofrecernos información sobre la etiqueta o las últimas instrucciones de guiado, también detiene la locución de la voz.
  • Dos toques con dos dedos en medio de la pantalla. Este gesto, que como sabéis es exclusivo de VoiceOver, realiza acciones distintas dependiendo en qué modo nos encontremos. En el modo “clásico” puede detener o repetir la locución del detalle de la etiqueta que estamos enfocando (dependiendo de si el lector está hablando o no en ese instante). Mientras que en el modo “360” fija/desfija la etiqueta enfocada como nuestro destino.
  • Un toque con dos dedos en medio de la pantalla. Se trata de un gesto también exclusivo de VoiceOver, y que al contrario que el del punto anterior, pausa lo que está verbalizando este lector tal y como ocurre en la lectura continua. Al estar pausado, aunque enfoquemos de nuevo la misma etiqueta, no obtendremos respuesta de voz, pero si enfocamos otra distinta, entonces ya sí. Para que VoiceOver continúe hablando, debemos volver a pulsar una vez con dos dedos en medio de la pantalla o agitar el móvil.
  • Deslizar horizontalmente tres dedos por la pantalla. Este otro gesto de VoiceOver nos permite pasar rápidamente del modo “clásico” a “360” (deslizando de derecha a izquierda) y viceversa (deslizando de izquierda a derecha). Por otro lado, dentro del modo “Visión 360” nos permite entrar y salir del detalle de la etiqueta que estamos enfocando (deslizando de derecha a izquierda entramos y deslizando de izquierda a derecha salimos). Y si se trata de una etiqueta “Magnet”, una vez hemos llegado al destino dentro de “360”, si deslizamos los tres dedos de izquierda a derecha volvemos al modo “clásico”.

 

Comentar que tal y como habéis podido observar, la mayoría de estos gestos son exclusivos de VoiceOver, por lo que si estamos empleando la aplicación sin este lector activado, simplemente con la voz del sistema, no podremos realizar algunas de las acciones anteriormente descritas. El único gesto compatible tanto con VoiceOver como con la voz del sistema, es el de agitar el móvil o movimiento “saque”.

 

Función “NaviLens En Familia”

La funcionalidad “En Familia” nos permite compartir las anotaciones personales de nuestros códigos NaviLens con un total de cinco usuarios, de forma que todos ellos puedan acceder a su contenido al escanearlos. Asimismo, también nos permite tener una copia de seguridad de nuestros códigos personales en la nube.

Para poder emplear y configurar esto se han de realizar los siguientes pasos:

  1. Abrimos la aplicación NaviLens y pulsamos el botón «Menú principal y descargar etiquetas para uso personal” de la esquina inferior izquierda. Luego, en la nueva pantalla entramos en “Configuración”.
  2. Entramos en el botón “NaviLens en Familia”.
  3. Iniciamos sesión en NaviLens. Se puede hacer con nuestro email, con una cuenta de Google o con Apple ID. Si ya hemos iniciado sesión anteriormente, este paso no es preciso.
  4. Pulsamos el botón “Compartir mis anotaciones”. Tras ello, se abre una nueva pantalla que muestra un código NaviLens especial que debemos mostrar a la persona con la que deseamos compartir nuestras anotaciones.
  5. Esa otra persona simplemente tiene que abrir su aplicación NaviLens y escanear ese código enfocando la pantalla de nuestro móvil, como lo haría con cualquier otro código.
  6. Una vez detectado, la aplicación le guía para que pueda acceder a nuestras etiquetas.

 

Cuando se completa el proceso de compartir, la persona que nos “sigue” podrá acceder al contenido más actualizado de nuestras anotaciones personales, pudiendo observar en nuestra pantalla de NaviLens en familia que tenemos un nuevo seguidor.

En cualquier momento podemos eliminar a ese seguidor de la lista, aunque no esté en ese momento con nosotros. Inmediatamente dejará de tener acceso a nuestras anotaciones.

Podemos tener hasta cinco seguidores simultáneos configurados. Asimismo, nosotros también podemos seguir a otros cinco usuarios y acceder así a sus anotaciones personales. Todo esto se puede observar en sendos listados presentes en la pantalla de este apartado, y en el botón “Configuración” que hay aquí mismo, podemos configurar algunos parámetros como que se muestren tan sólo nuestras anotaciones y no las de las personas a las que seguimos, que las nuestras aparezcan en primer lugar, u ocultar la fecha de la última actualización de las anotaciones.

Se trata de una función muy útil, tanto dentro de nuestro hogar, para compartir el contenido de las etiquetas con las personas con las que convivimos o incluso con posibles invitados, como en cualquier entorno fuera de la vivienda en el que se quiera compartir información entre varios usuarios, como por ejemplo en colegios, edificios, asociaciones, etc. Otro posible uso sería en el caso de que quisiésemos dejar una anotación en una etiqueta pública para que otra persona reciba un mensaje. En fin, las posibilidades son numerosas.

 

Etiquetas disponibles para uso personal

NaviLens nos ofrece la posibilidad de poder etiquetar elementos de la vida cotidiana en nuestro domicilio o entorno próximo. Para ello tenemos diversas posibilidades:

 

Etiquetas para uso personal ofrecidas desde la aplicación

Desde el botón “Menú principal y descargar etiquetas para uso personal” que hay en la esquina inferior izquierda de la pantalla principal de la aplicación, podemos acceder a un menú desde el que podemos solicitar hasta cuatro packs distintos de códigos gratuitos en blanco para poder etiquetar todo tipo de objetos y elementos de nuestro entorno.

Si somos usuarios de “NaviLens en familia”, las recibiremos directamente en nuestro correo electrónico, por el contrario, deberemos rellenar un formulario con nuestro nombre y mail, lo cual se realiza desde una página web, en la que una vez cumplimentados esos datos, debemos pulsar un botón llamado “Quiero recibir las etiquetas”. Tras ello, nos las envían al instante por correo electrónico.

Recibimos diversos archivos: cinco documentos PDF que incluyen etiquetas de distintos tamaños para ser impresas en folios normales y corrientes (están diseñadas para ser recortadas de forma sencilla, sin precisar la ayuda de una persona que vea), un sexto archivo compatible con los folios adhesivos pre cortados “Avery Dennison L7120-25” (que se pueden comprar por ejemplo en Amazon), y finalmente, un par de documentos de ayuda para emplear NaviLens y para recortar correctamente las etiquetas.

Para asociar a una etiqueta en blanco el texto que deseamos que se verbalice al ser localizada por nuestro móvil, tenemos que enfocarla empleando la aplicación NaviLens y posteriormente buscarla en la pantalla (dirá que está en blanco). Luego entramos en ella o realizamos un flick hacia abajo con un dedo hasta pulsar la opción “Anotación”. En la nueva pantalla que se abre, hay que pulsar el botón “Anotación personal” que hay en la parte inferior e introducir el texto deseado en el cuadro de edición que aparece para tal efecto. Tras escribirlo, guardamos presionando el botón “Aceptar” y listo (la información que escribimos es totalmente privada, no se comparte con ningún servidor).

Comentar que estas etiquetas personales contienen un código interno que tan sólo permite asociarles una información a cada una de ellas. Es decir, que si imprimimos más de una vez la misma, no podremos asociarle una información distinta. Vamos, que si por ejemplo ya hemos impreso y etiquetado 35 cosas con los folios auto adhesivos, y los imprimimos de nuevo una segunda vez, no podremos etiquetar más elementos. Al menos incluyendo información distinta, ya que estaremos repitiendo las mismas etiquetas. Eso sí, sí que podremos etiquetar más de una cosa que incluya la misma información. Lo que sí que se puede hacer es volver a reescribir la información que hubiésemos puesto en una de ellas, y de esa forma, reciclarla.

Afortunadamente, se pueden solicitar cuatro packs distintos de etiquetas, por lo que tenemos bastantes etiquetas a nuestra disposición.

Por otro lado, también hay que comentar que estas etiquetas son personales/privadas. Es decir, que si otra persona viene a nuestra casa y las escanea con la aplicación NaviLens, no podrá acceder a la información que nosotros les hemos asociado. Le saldrá que están en blanco. Para que esa persona pueda leerlas correctamente, debemos emplear la función “NaviLens en familia”.

 

Pegatinas con código NaviLens Transfer IMPLASER para Ropa

Pegatinas que ya incluyen etiquetas/códigos NaviLens en blanco y que están ideadas para la identificación de ropa. Emplean el típico adhesivo que se adhiere a las prendas de vestir por medio de la plancha. El pack incluye un total de 78 Pegatinas lavables para ropa: 24 de 35x35mm y 54 de 18x18mm.

Estas etiquetas permiten identificar cualquier prenda con solo apuntar hacia ella con el móvil, y por supuesto, al estar en blanco, se pueden personalizar con el contenido que deseemos tantas veces como queramos. Y como no, la información que les adjudiquemos es privada, es decir, que otras personas que también tengan la aplicación NaviLens no verán su descripción, a no ser que empleemos la función “NaviLens en familia”.

Para adherirlas:

  1. Retirar la pegatina del soporte junto con el film protector superior transparente.
  2. Situarla sobre la prenda de vestir con el film protector hacia arriba y planchar sobre ella a 165° C durante 15 segundos, presionando con la plancha.
  3. Después del planchado, retirar el film protector superior en caliente.

 

Algunas notas sobre estas pegatinas:

  • Recomendadas para Algodón, Poliéster y mezcla de ambos.
  • La etiqueta es resistente a lavados hasta 40°C.
  • Es aconsejable lavar la prenda al revés, es decir, habiéndole dado la vuelta previamente.
  • No utilizar lejía ni otros productos químicos agresivos o blanqueadores.
  • No lavar en seco.
  • No utilizar la secadora.

 

Encontraréis el enlace a Amazon de estas pegatinas al final de este artículo, en el encabezamiento de “Enlaces”, y el método para adjudicarles una información lo podéis consultar en el encabezamiento de “Etiquetas para uso personal ofrecidas desde la aplicación”.

 

Pegatinas Removibles con código NaviLens IMPLASER

Pegatinas reutilizables con etiquetas/códigos NaviLens en blanco que están ideadas para la identificación de multitud de objetos como tupperwares, cajas de almacenamiento, botellas, productos de limpieza, carpetas, etc. El pack incluye un total de 82 pegatinas: 2 de 75x75mm, 24 de 35×35 mm y 56 de 18×18 mm.

Al igual que con las anteriores pegatinas, estas etiquetas permiten identificar cualquier objeto con solo apuntar hacia él con el móvil, se pueden personalizar con el contenido que deseemos tantas veces como queramos y la información que les adjudiquemos es privada (salvo que empleemos la función “NaviLens en familia”).

 

Algunas notas sobre estas pegatinas:

  • Fabricadas con un adhesivo removible de 90 micras de espesor.
  • Se pueden retirar del objeto y ser reutilizadas hasta 6 meses después de su adhesión.
  • Su durabilidad es de dos años a la intemperie (en condiciones climáticas normales).
  • La temperatura mínima de aplicación es ≥+5°C.

 

Encontraréis el enlace a Amazon de estas pegatinas en el siguiente encabezamiento, en “Enlaces”, y el método para adjudicarles una información lo podéis consultar en el encabezamiento de “Etiquetas para uso personal ofrecidas desde la aplicación”.

 

Enlaces

Descarga NaviLens para iOS desde la AppStore.

 

Enlace a Amazon de los folios autoadhesivos pre cortados “Avery Dennison L7120-25”.

 

Enlace a Amazon de las pegatinas con código NaviLens Transfer IMPLASER para Ropa.

 

El enlace Amazon de las pegatinas Removibles con código NaviLens IMPLASER.

 

Autor, Jaime Franco

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable Grupo SucDePoma.
  • Finalidad  Moderar los comentarios. Responder las consultas.
  • Legitimación Tu consentimiento.
  • Destinatarios  Grupo SucDePoma.
  • Derechos Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional Puedes consultar la información detallada en la Política de Privacidad.