Categorías
Artículos

Análisis de los Sony LinkBuds, innovadores auriculares Bluetooth que dejan escuchar nuestro entorno

Si hay algo realmente importante para nuestro colectivo de personas ciegas y con baja visión es poder escuchar con seguridad el entorno durante nuestros desplazamientos en exteriores y en interiores. Algo que hoy en día se ve afectado al tener a nuestra disposición diversas aplicaciones móviles que nos asisten en la movilidad y en la localización de algunos elementos, como Lazarillo app, Blind Explorer, NaviLens, Clew… y para las que es aconsejable llevar puestos unos auriculares. Por supuesto, los desarrolladores de todas esas apps aconsejan emplear auriculares adecuados, como los de conducción ósea o gafas de sol que incorporen altavoces en sus patillas. Pero… ¿y si no somos de llevar gafas o los de conducción ósea nos parecen poco discretos? Pues bien, Sony acaba de lanzar unos innovadores auriculares que dejan pasar el sonido exterior con un formato que estéticamente es muy similar al de los auriculares tradicionales, lo cual nos va de maravilla, ya que de esa forma podemos emplear perfectamente todas esas aplicaciones o invocar a asistentes como Siri y atender llamadas, todo ello sin dejar de escuchar con seguridad lo que tenemos a nuestro alrededor. ¿Qué? ¿A qué suena bien? Pues seguid leyendo y veréis como son estos auriculares, que aunque no han sido diseñados específicamente para nosotros, se adecuan perfectamente a lo que necesitamos.

 

¿Qué son los Sony LinkBuds?

Nos encontramos ante unos auriculares Bluetooth inalámbricos muy curiosos en cuanto a su forma. Mientras que otros fabricantes se empeñan en mejorar cada vez más los sistemas de cancelación activa del ruido exterior para aislarnos por completo acústicamente del entorno, con estos auriculares Sony ha hecho todo lo contrario, y para ello ha ideado un driver con forma de mini anillo, o mejor dicho de mini donuts, con un pequeño agujero en el centro, que a pesar de su reducido tamaño cumple perfectamente con su función y deja pasar por completo el ruido exterior.

Los LinkBuds están ideados principalmente para el teletrabajo y para las personas que no se quieren aislar mientras escucha música y caminan por la calle o practican deportes como ciclismo, montañismo o runing. Pero tal y como he mencionado en la introducción, se adecuan perfectamente a nuestra necesidad de poder emplear los móviles mientras nos desplazamos sin que ello repercuta negativamente en nuestra percepción del entorno y orientación.

Están repletos de funciones interesantes, algunas de ellas realmente muy útiles y bienvenidas, como el volumen adaptativo y la función “Speak-to-Chat” (de las que os hablaré más adelante), e incluye otras que resultan bastante curiosas, como la denominada “Área extendida”. Esta última consiste en que gracias a un sensor de movimiento incluido en cada uno de los auriculares, podremos realizar los distintos toques para controlar estos LinkBuds sin tener que tocarlos para nada, realizando esos gestos por delante, dándonos toquecitos en nuestra cara. Pero bueno, es una función opcional. Ah, y son compatibles con la aplicación Microsoft Soundscape (lástima que esta app no esté disponible de momento en España).

Como curiosidad, comentar que estos auriculares están diseñados con conciencia ecológica, pues en su empaque no se han empleado plásticos y la fabricación de los auriculares se ha hecho en ABS reciclado de piezas de automóviles fabricados en Japón y Estados Unidos (pero no os preocupéis, que tienen un acabado mate muy bueno que transmite buena calidad tanto a la vista como al tacto). Y quién sabe, a lo mejor nos estamos poniendo en los oídos parte de un Honda Civic Type R o un Chevrolet Corvette.

Veamos cuáles son sus especificaciones.

 

Especificaciones y características

Tipo: Auriculares abiertos totalmente inalámbricos.

Dimensiones y peso de los auriculares: 15 mm de diámetro en la cúpula y en el anillo del altavoz. Longitud total del conjunto 2,5 cm (sin contar el anillo de silicona). Y 4,1 gr de peso.

Dimensiones y peso del estuche: 41,4 x 48,5 x 30,9 mm. 34 gr de peso.

Micrófono: Doble micrófono integrado.

Drivers: Dinámicos de 12 mm de diámetro con alto rendimiento y bajo retroceso. Imanes de neodimio de alta potencia.

Respuesta en frecuencia: 20-20.000 Hz.

Muestreo: 44,1 kHz.

Formatos de audio compatibles: SBC, AAC.

Resistencia al agua: IPX4 (protección contra salpicaduras en todas direcciones, sudor y polvo. La zona inferior del diafragma que queda dentro del oído no tiene este tipo de protección, así que cuidadito).

Conexiones: Bluetooth 5.2 con transmisión simultánea de Bluetooth a ambos auriculares para una conexión más estable y con menos latencia. Soporte Fast Pair Android y Swift Pair Windows. No tienen conexión multipunto.

Perfil del Bluetooth: A2DP, AVRCP, HFP, HSP. Banda de 2,4 GHz (2,4000-2,4835 GHz).

Compatible con Siri, Alexa y Asistente de Google (estos dos últimos con manos libres, Siri tan sólo a través de toques en los auriculares o en área extendida).

Otras funciones: Digital Sound Enhancement Engine (DSEE), Precise Voice Pickup con procesamiento de señal de audio avanzada, Procesador integrado V1, Speak-to-Chat, Control de volumen adaptativo, Spotify Tap, compatibilidad con la aplicación Microsoft Soundscape y con 360 Reality Audio (a lo largo del artículo podréis ver en qué consiste cada una de estas funciones).

Autonomía: Hasta 5,5 horas por carga en reproducción continua y 2,5 horas en comunicación continua. 17,5 horas en reproducción sumando las 12 horas extra que proporciona el estuche.

Tiempo de carga de los auriculares cuando están descargados al máximo, 1,5 horas. Tiempo de carga del estuche cuando está vacío por completo, tres horas. Una carga rápida de 10 minutos de los auriculares les da una autonomía de 90 minutos.

Se puede saber el porcentaje de carga de cada auricular y de la caja de forma individualizada en la aplicación Sony Headphones Connect. Además, el porcentaje global de los auriculares se puede consultar desde la barra de estado del iPhone o desde el widget de la batería. Y un detalle interesante: cuando el nivel de carga del estuche está bajo, por debajo del 30%, recibiremos una notificación de ello en la pantalla de bloqueo del iPhone.

Accesorios incluidos: Estuche de transporte, cable USB-C y 5 juegos de anillos de soporte de silicona.

Colores disponibles: En blanco y en gris oscuro.

Precio: 179 € ( este es el precio habitual, pero podemos encontrar ofertas. En el instante de hacer esta entrada están en Amazon a 152,15 €).

 

Descripción

Nota: Si os compráis estos auriculares, cuando los recibáis, id con cuidado al realizar el desempaque. Vienen en una cajita muy compacta, donde todo está muy bien encajado. Los anillos de silicona están en el interior de una mini cajita que se encuentra en un segundo plano, en la parte inferior lateral del empaque. Cuidado al abrirla, porque todos estos anillos vienen juntos, y según cómo abráis la cajita pueden salir disparados en varias direcciones, pues pesa muy poco y los hay realmente pequeñitos.

Los Sony LinkBuds tienen forma de “ocho”, con tres partes claramente diferenciadas: en la parte inferior del “ocho” se encuentra el driver, en la parte superior del “ocho” hay una pequeña cúpula en cuyo interior se encuentra la batería y toda la electrónica, y finalmente, hay un anillo de silicona que circunda la cúpula y del cual sale un ala que permite un anclaje más firme en nuestros oídos. Veámoslo con más detenimiento.

El driver o altavoz se encuentra en la parte inferior del “ocho”. Tiene forma de anillo, o mejor dicho, de mini donuts, y tiene un diámetro de 15 mm. Deja pasar el ruido exterior gracias a un agujero central, que aunque aparentemente no es muy grande, cumple a la perfección con su misión. Para que os hagáis una idea, este orificio central tiene un diámetro que tan sólo deja pasar una clavija típica mini Jack de auricular de 3,5 mm, mientras que no deja pasar una de las clavijas del enchufe del cargador del móvil. Ya digo, muy muy pequeñito.

A continuación del anillo, en lo que sería  la parte superior del “ocho”, hay una especie de mini cúpula, en la que se encuentran los sensores, los micrófonos, así como la batería y el resto de la electrónica que emplea este dispositivo. Tiene el mismo diámetro que el anillo, 15 mm, y una altura también de 15 mm. Su superficie es táctil, permitiendo realizar 2 o 3 toques para ejecutar algunas acciones (aunque también tiene un sensor de movimiento que reconoce si hacemos esos mismos toques por delante de él, en nuestra cara).

El conjunto formado por anillo y cúpula mide 2,5 cm y tiene un peso de 4,1 gr.

Y a continuación podemos observar un anillo de silicona que recorre todo el diámetro de la cúpula y que tiene una especie de ala que sobresale. Este ala, que tiene forma de medio anillo, es la encargada de mantener el auricular bien encajado y firme en nuestros oídos.

Cambiar este anillo es bastante sencillo. Sacar el que hay puesto es fácil, basta con tirar un poquito de él, desde la zona del ala, y hacer que se deslice por el cuerpo de la cúpula. Para introducir el nuevo, se hace el mismo proceso pero a la inversa. Primero tenemos que fijarnos en qué posición ha de quedar. Al tocar la base de la cúpula, notaremos Al tacto un reborde o hendidura que es donde se ha de encajar el anillo, pues bien, si seguimos toda la circunferencia de esta hendidura observaremos un punto en el que ésta se interrumpe, volviendo a tener el mismo diámetro de la cúpula. Es ahí donde ha de coincidir el ala del anillo. Así que hemos de introducirlo hasta depositarlo en la hendidura, quedando el ala en esa zona claramente diferenciada. El proceso es sencillo, pero conviene hacerlo con delicadeza, sin estirar mucho del anillo, pues es de silicona y supongo que si nos excedemos en la fuerza se podrá partir.

Por otro lado, el estuche de carga tiene forma de cofre y es muy compacto (41,4 x 48,5 x 30,9 mm y 34 gr de peso). Se abre también como un cofre, por medio de un botón que hay en la parte delantera. Lo cual está bien, pues si se nos cae al suelo, su tapa no se abre como sí ocurre con otros estuches de carga (conozco a un par de personas que tras caérseles el estuche de los AirPods, éstos salieron expulsados en todas direcciones, pasando un mal rato hasta poder encontrarlos).

En la parte trasera del estuche se encuentra la conexión de carga USB-C (no tiene carga inalámbrica) y un pequeño botón cuya utilidad es la de resetear o iniciar la vinculación con otros dispositivos.

Los auriculares se acomodan en sendos huecos del estuche de carga. Quedando ligeramente adheridos por medio de una sujeción magnética. Aun así, para que encajen bien con sus respectivas conexiones de carga, es preciso que realicemos sobre la cúpula de éstos una ligera presión hasta escuchar y sentir bajo el dedo un claro “clic” (es importante que queden bien ubicados y encajados, sino no cargarán. Además, el proceso de carga no se inicia hasta que se cierra la tapa). Por cierto, si se da el caso de que uno de los auriculares no encaja del todo bien en el estuche, puede ser debido a que al cambiar el anillo de silicona, éste no ha quedado bien ubicado, impidiendo que los conectores de carga encajen adecuadamente. En ese caso, tenemos que girar un poco el anillo sobre la cúpula hasta que quede bien.

Viene un cable de conexión USB-A a USB-C realmente muy pero que muy cortito, pero no trae cargador. El fabricante advierte de que no usemos un adaptador USB que supere la salida máxima de 13 W (5 V, 2.6 A).

 

Proceso de emparejamiento

y ahora, antes de pasar a describiros como se colocan estos auriculares en nuestras orejas y que empecéis con la tarea de probaros qué anillo de silicona os va mejor, permitidme que os recomiende que primero os preparéis para el proceso de emparejamiento de los auriculares. Pues éstos, en cuanto se sacan del estuche se conectan, y al captar que están colocados en los oídos, emiten un sonido indicando que están activos. Eso significa que la primera vez que lo saquemos y nos los coloquemos, inician de forma automática el proceso de emparejamiento, reproduciendo una voz en inglés anunciándolo. Más vale estar prevenidos y tener el móvil cerca con el apartado de bluetooth abierto para realizar el proceso.

Así pues, mi consejo es que antes de nada, lo mejor es ir primero a “Ajustes/Bluetooth”, asegurarnos de qué éste está activado, dejar el móvil bien a mano, y luego sacar los auriculares del estuche. Al ponérnoslos aunque sea de cualquier forma (luego veremos cómo se hace exactamente), y escuchar esa voz en inglés anunciando el inicio del emparejamiento, hay que coger el móvil y buscar en el listado de los dispositivos Bluetooth el nombre “LinkBuds”. Finalmente, realizaremos un doble toque con un dedo encima de ellos y listo.

 

¿Cómo se colocan estos auriculares en nuestros oídos?

Seguro que más de uno o una os estaréis preguntando cómo nos podemos colocar estos auriculares tan peculiares en nuestras orejas. Pues bien, aunque es difícil explicarlo con palabras, voy a intentarlo:

Vamos a hacer una cosa. Colocaros el dedo índice de la mano derecha en la entrada del conducto auditivo de la oreja derecha. Como si quisierais taparlo para no escuchar a alguien que está cantando muy pero que muy mal. Pues bien, ahora vamos a identificar varios puntos clave importantes a la vez que os explico cómo se colocan estos auriculares.

En primer lugar, desplazad ligeramente el dedo hacia abajo desde la entrada del conducto auditivo, hasta tocar con el reborde de la oreja. Pues bien, el altavoz tipo donuts descansa justo en la entrada del agujero del oído, por fuera del conducto auditivo, apoyándose en ese reborde inferior del cartílago de la oreja en el que ahora tenéis el dedo.

El diámetro del mini donuts abarca todo ese hueco cóncavo y plano en el que ahora tenéis la punta del dedo. Ahora desplazad el dedo un poquito hacia arriba, pero resiguiendo la parte trasera del reborde de la oreja. Notaréis como una especie de escaloncito. Pues bien, la unión entre el mini donuts y la cúpula coincide más o menos con ese relieve, de hecho, la forma del auricular en la unión de estas dos piezas tiene un reborde que coincide con esa parte de la oreja.

Así pues, la cúpula comienza aproximadamente en esta zona. Justo encima de este escaloncito. Aunque claro, esto depende del tamaño de las orejas.

Esta es la parte quizás más delicada donde se apoya el auricular. Si los llevamos muchas horas puestos, esta parte escalonada suele quedar un poco resentida, aunque también es cierto que al cabo de un tiempo nos acostumbramos.

Ahora, si desde este escaloncito proseguimos un poquito hacia arriba, nada, un par de milímetros, notaremos un relieve de la oreja, como una cornisa, que se llama antihélix. Pues bien, ahí, justo por debajo de esa cornisa es por donde se introduce el ala del anillo de silicona. Proporcionando así el último punto de fijación.

Por lo tanto, el auricular queda apoyado en todo ese reborde inferior y trasero del pabellón auditivo, terminando de encajar por medio del ala del anillo de silicona debajo de la cornisa antihélix.

Es una posición muy normal, fácil de encontrar, aunque al principio puede que nos cueste un poco dar con ella. Lo recomendable es que una vez coloquemos el auricular en su sitio, realicemos un pequeño movimiento de giro hacia delante, para que el ala termine de encajar bien debajo de ese pliegue superior de la oreja. Debe quedar firme, de forma que si traccionamos de él hacia el lado, no salga con facilidad.

Por supuesto es importante seleccionar muy bien de entre los distintos anillos de silicona el que mejor se adapte a nuestra morfología, tanto para que quede bien firme el auricular, como para que no nos moleste su presencia. Se incluyen cinco tamaños distintos, para que podamos encontrar el más adecuado.

Como curiosidad, comentar que Sony ha diseñado estos auriculares con datos sobre la forma de las orejas que han ido recopilando desde que presentaron los primeros auriculares internos en 1982.

Y realmente, el auricular queda bien firme, permitiendo realizar cualquier movimiento con la cabeza sin que éste se mueva o se caiga. Y si se mueve, es que no está bien colocado.

Obviamente, la sensación de que llevamos algo en las orejas siempre está ahí. En mi caso, incluso noto que el auricular izquierdo realiza más presión en el “escaloncito” sobre el que se apoya, mientras que el derecho queda perfecto. Pero vamos, que no es para nada molesto y al cabo de unos días te acostumbras a llevarlos. Aunque claro, cada persona es un mundo.

 

Gestos que se pueden realizar en estos auriculares

Tanto en la superficie de la cúpula como en la región de la cara justo por delante de esta, se pueden realizar un par de gestos: dos toques y tres toques con un dedo.

Para mi gusto son pocos gestos. Estaría bien que hubiera más variedad, aunque claro, imagino que para evitar confusiones con posibles roces tanto en la cúpula como si realizamos algún gesto con un dedo en la cara como al rascarnos, no han querido introducir más gestos. Pero claro, esto limita bastante lo que podemos hacer con los LinkBuds.

Por defecto vienen configurados los mismos gestos en ambos auriculares. Es decir, con dos toques pausamos y reanudamos la reproducción de la música y con tres toques pasamos a la canción siguiente. No obstante, y tal y como veremos más adelante, desde la aplicación disponible para el móvil podemos configurar distintas acciones para estos gestos.

Por ejemplo, yo, que voy a emplear única y exclusivamente estos auriculares para cuando realice desplazamientos por la calle y el transporte público, he configurado en el auricular izquierdo que dos toques invoquen al asistente Siri y tres toques lo detengan (esto último va muy bien para cerrar la pantalla de Siri cuando le hemos preguntado algo y se queda abierta su pantalla, mostrándonos la transcripción de lo que ha dicho). Y en el auricular derecho he configurado que dos toques suban el volumen y tres toques lo disminuyan. Creo que es la elección más adecuada para cuando vaya por la calle. Total, no voy a ir escuchando ni música ni audiolibros mientras camino o voy en transporte público. Aunque claro, si alguna vez hago un viaje muy largo en transporte igual sí que me interesaría cambiar la configuración para poder escuchar audiolibros. Pero en ese caso cambiaría la configuración en un instante. Es por eso que comento que iría bien tener más gestos disponibles. Por ejemplo, cuatro toques. De esa forma podríamos poner también el control de la reproducción. O se podría emplear también el gesto del doble toque sostenido para invocar a Siri o para subir el volumen de forma más rápida hasta un punto deseado.

Por cierto, si seleccionáis el poder subir y bajar el volumen en uno de los auriculares, no os extrañéis que no responda a los toques si el móvil no está emitiendo ningún sonido en ese instante. Pues parece ser que esto tan sólo funciona cuando el teléfono está emitiendo algún sonido, o lo ha hecho recientemente y los auriculares aún no han entrado en modo reposo.

Los gestos se dividen en diversos modos, pudiendo seleccionar uno de ellos para cada uno de los auriculares. Los disponibles son los siguientes:

  • Modo de control de reproducción. Dos toques, reproducir/pausa. Tres toques, canción siguiente.
  • Modo de control de volumen. Dos toques, aumentar el volumen. Tres toques, bajar el volumen.
  • Modo para seleccionar la canción. Dos toques, canción siguiente. Tres toques, canción anterior.
  • Modo para función de asistente de voz. Dos toques, iniciar la función de asistente de voz. Tres toques, cancelar la función de asistente de voz.
  • Modo Amazon Alexa.
  • Modo Quick Access (para reproducir música de Spotify de forma rápida).

 

Por supuesto, a parte de todos estos gestos, al recibir llamadas podemos descolgar o colgar éstas, realizando dos toques en cualquiera de los dos auriculares o en la cara. Para rechazar una llamada entrante, hay que pulsar tres veces. Estos gestos son independientes de los que hayamos configurado.

 

Aplicación Sony Headphones Connect

Bien. Ahora que ya sabemos cómo son y cómo se colocan estos auriculares, y que ya los tenemos emparejados, vamos a pasar a ver cómo se pueden configurar algunas de sus funciones.

Para ello debemos instalar la aplicación de Sony Headphones Connect, que advierto que es un poco liosa. Bastante Accesible, pero con un interfaz poco amigable. Pero bueno, no os preocupéis, que a continuación os pongo algunas notas para que podáis configurar bien estos auriculares sin desesperaros.

 

Proceso de instalación de la aplicación

Una vez emparejados los auriculares, se nos pide que descarguemos la aplicación Sony Headphones Connect. Podéis descargarla desde este enlace.

Tras instalarla, al abrirla por primera vez nos aparece una pantalla con instrucciones de cómo colocar los auriculares y aconsejándonos que vinculemos los servicios de audio que aparecen en la pestaña servicios quick Access.

Al cerrar esa ventana, aparece otra con el mensaje de que ya están registrados (aunque posteriormente a mí me ha salido el aviso de que he de registrarlos en la página de Sony).

Luego se nos invita a que iniciemos sesión en la aplicación. De esta forma podremos emplear funciones como «Actividad» (que nos permite revisar el uso diario de los auriculares y de la aplicación), o habilitar la copia de seguridad y la sincronización automática de la configuración (lo cual facilita la restauración en otros dispositivos móviles).

Podemos iniciar sesión de varias formas, entre ellas con Facebook, Amazon o Apple.

Si por ejemplo seleccionamos Apple, que es lo que he hecho yo, en la siguiente pantalla tenemos que emplear el Touch ID o el Face ID para confirmar. Esta pantalla no es accesible, por lo que si deseamos saber qué pone en ella, hay que emplear el reconocimiento de pantalla de VoiceOver. Pero bueno, aquí no hay que presionar nada, basta con confirmar apoyando el dedo en el botón de inicio, en el caso de que tengamos Touch ID, y listo.

A continuación tenemos que poner algunos datos como nuestro país, código postal y marcar la típica casilla para aceptar la política de privacidad.

Seguro que la primera vez tendréis que actualizar el firmware de los auriculares. El proceso de la descarga se inicia solo y lleva un buen rato en el que no deberemos desconectar los LinkBuds del móvil. Si lo hacemos, el proceso se retoma cuando volvamos a conectarlos. Esto lo podemos comprobar en la pestaña “Auriculares”, por debajo de dónde están las subpestañas de esta pantalla, teniendo seleccionada de entre éstas, la denominada “Estado”. Pero bueno, no os preocupéis de todo esto, porque es donde estaréis por defecto nada más abrir la aplicación. Podéis mirar abajo del todo, tras la posible canción que se esté reproduciendo en ese momento. Ahí mismo es donde podemos ver el porcentaje de la instalación y un botón para más información en el que veremos algunas advertencias mientras se instala la actualización.

Tras la descarga, aparece un mensaje para que iniciemos la instalación. Al iniciarla, los auriculares se desconectan y vuelven a conectar por sí mismos, realizando varios sonidos durante el proceso, por lo que podemos llevarlos puestos y escuchar el porcentaje de instalación y esos sonidos.

Bien, una vez está instalada la aplicación, observaréis que en la parte inferior de la pantalla hay tres pestañas: “Auriculares”, “Actividad” e “Información”.

 

A. Pestaña “auriculares”

Esta es la primera pestaña de la parte inferior izquierda y la que más nos interesa, en la que realizaremos todos los ajustes. Al seleccionarla, la pantalla se distribuye en tres zonas: en la superior aparece información importante sobre los auriculares, inmediatamente debajo aparece una barra con distintas subpestañas y en la parte inferior se muestra el contenido correspondiente a la subpestaña que tengamos seleccionada en cada instante. Veámoslo con detenimiento.

 

Parte superior de la pestaña “Auriculares”

La información que aparece en esta zona siempre es la misma independientemente de en qué subpestaña estemos. Lo más relevante que podemos ver aquí es lo siguiente:

  • Un botón para apagar los auriculares. Esto permite apagarlos sin necesidad de quitárnoslos y de esa forma pasar el sonido al altavoz del móvil. Y es que lamentablemente, al quitárnoslos de los oídos, a diferencia de lo que ocurre en otros auriculares, el sonido no se transfiere automáticamente al móvil, para ello hay que guardarlos en el estuche y cerrar la tapa. No sé si es un error, o es así realmente, pero la verdad es que es un incordio. Es lo único que no me gusta de estos LinkBuds. De todas formas, más adelante, en un encabezado independiente, explico cómo configurar un atajo de Siri para poder solucionar este problema.
  • Información sobre el tipo de conexión establecida con el móvil.
  • El estado de carga de la batería de cada uno de los auriculares y el de la caja (esto último hay que habilitarlo la primera vez presionando un botón que hay para ello, y se puede ver su estado de carga actualizado cuando no están los auriculares en su interior).
  • Comentar que el estado de carga de los auriculares también se puede consultar en la barra de estado del iPhone o en el widget de la batería, pero en estos sitios no se puede ver la carga de cada auricular por separado o la de la caja.

 

Barra de subpestañas de la pestaña “Auriculares”

Aquí hay cuatro subpestañas que a ser seleccionadas muestran su correspondiente contenido en la parte inferior de esta pantalla. Éstas son: “Estado”, “Sonido”, “Sistema” y “Servicios”.

 

Parte inferior de la pestaña “Auriculares”

Veamos qué es lo que aparece aquí al seleccionar las distintas subpestañas.

 

Contenido de la subpestaña “Estado”.

Al seleccionar “Estado”, podemos observar que canción se está reproduciendo en ese momento. Hay botones para ir a la canción anterior y siguiente, para pausar/reproducir y un ajustable para modificar el volumen. Si estamos actualizando el firmware de los auriculares, es aquí donde aparecerá también la información del proceso.

 

Contenido de la subpestaña “Sonido”.

Al seleccionar “Sonido”, debajo encontramos las siguientes opciones:

  • “Hablar por chat”. Esta es la denominada función Speak-to-Chat. Al activarla, el sistema pausa la música automáticamente en cuanto nos ponemos a hablar con alguien. Algo muy práctico si deseamos dejarnos los auriculares puestos o tenemos las manos ocupadas. Al acabar la conversación, la reproducción se reanuda automáticamente. Si la activamos, podemos entrar en el botón “Ajustes detallados” que hay un poco más abajo y configurar la sensibilidad de la detección de la voz y el tiempo hasta que el modo se cierra (si realizamos algún cambio aquí, hay que guardarlo presionando el botón “Aceptar” de la parte superior). Se trata de una función que consume algo más de batería de lo habitual.
  • Ecualizador. Aquí aparece algo denominado “Clear Bass”, donde figura el nivel de potenciación de graves que tiene el ecualizador que hemos seleccionado. Para seleccionar una ecualización, debemos presionar el botón “Ecualizador”. Automáticamente, aparecen varias ecualizaciones predefinidas y un par de ellas que podemos personalizar a nuestro gusto. Las que vienen predefinidas también pueden ser modificadas si entramos en el botón “Ajustes detallados”. Las distintas frecuencias se pueden modificar realizando flicks hacia arriba y abajo con un dedo. Aconsejo que realicéis los cambios con algo de música sonando, así notaréis en tiempo real como cambia el sonido. Tras realizar los cambios deseados, hay que pulsar el botón “Aceptar” de la parte superior.
  • “Analizar la forma de la oreja”. Esto es necesario tan sólo si deseamos emplear 360 Reality Audio, un tipo de sonido envolvente diseñado por Sony. Para este proceso necesitaremos tomarnos algunas fotografías de los oídos, por lo que es necesaria la ayuda de alguna persona.
  • “Optimizar aplicaciones”. Para configurar las aplicaciones compatibles con 360 Reality Audio.
  • Configurar el tipo de conexión Bluetooth. Se puede seleccionar entre “Prioridad conexión estable” y “Prioridad a la calidad de sonido”. Supuestamente, si seleccionamos prioridad a la calidad de sonido, la batería durará algo menos, pero en este caso la calidad de la voz al hablar por micrófono es ligeramente mejor. Os aconsejo que probéis una prioridad y otra, grabando notas de voz de WhatsApp, por ejemplo, y decidáis que es lo que más os interesa. Por supuesto, si observamos que la conexión Bluetooth tiene fallos por haber algún tipo de interferencia dónde estamos, la elección lógica es priorizar la estabilidad de la conexión.
  • “DSEE”. Esto es el denominado Digital Sound Enhancement Engine. Es una función que mejora la calidad de la música principalmente en las altas frecuencias por medio de la restauración de pistas comprimidas. Algo que tan sólo es recomendable activar si estamos escuchando música claramente comprimida y queremos mejorar su calidad y detalle en frecuencias altas. Si por el contrario escuchamos música en streaming, no vale la pena activarlo. Además, esto también incrementa el consumo de batería. Por cierto, el conmutador que activa esto está antes del título de esta función.

 

Contenido de la subpestaña Sistema”.

Al seleccionar “Sistema”, en la parte inferior observamos las siguientes opciones:

  • “Control de volumen adaptativo”. Una función inteligente y muy interesante que optimiza el volumen en función del lugar en el que nos encontremos. Al activarla, el dispositivo gradúa automáticamente el volumen dependiendo de si se encuentra en un entorno más o menos ruidoso. Por ejemplo, si estamos caminando por una calle tranquila, y de repente entramos en una con mucho tráfico, el sistema aumentará el volumen por sí mismo sin que nosotros tengamos que modificarlo manualmente. El cambio es de unos dos puntos tanto por encima como por debajo del volumen configurado originalmente.
  • “Cambiar la función de operación de punteo”. Desde aquí podemos cambiar los gestos que se realizan en ambos auriculares. El proceso es un poco complejo y aparentemente inaccesible, pero se puede hacer con facilidad. Lo que pasa es que tiene truco. Lo explicaré más adelante, en un apartado independiente.
  • “Punteo en gran área”. Desde aquí podemos activar o desactivar que los gestos que se realizan encima de la cúpula de los auriculares se puedan realizar justo delante de esta, en nuestra cara, por si no nos agrada la sensación y el ruido de retumbe que se produce en nuestros oídos al realizar los toques en los auriculares. Hay un sensor de movimiento que se encarga de percibir los gestos. Al activar esto, los toques se pueden seguir haciendo también encima de los auriculares. El conmutador que activa esto está antes del título de esta función.
  • “Apagado automático”. Aquí se puede seleccionar que los auriculares se apaguen automáticamente al cabo de un rato tras habérnoslos quitado.
  • “Se detiene al quitarse los auriculares”. Para activar o desactivar que la música se detenga cuando nos quitamos los auriculares de los oídos. El conmutador que activa esto está antes del título de esta función.
  • “Notificación y guía de voz”. Aquí podemos activar o desactivar las notificaciones sonoras y la guía de voz que anuncian algunos eventos en los auriculares. También podemos descargar el idioma de la voz. Viene por defecto en inglés, pero está disponible en español. Ésta nos Anuncia algunas cosas como los niveles bajos de batería, el apagado ocasionado por una carga muy baja o el proceso de emparejamiento. Y si tenemos el asistente de Google activado, podremos preguntarle el nivel de carga de batería. El conmutador que activa esto está antes del título de esta función, pero el proceso es un poco enrevesado, por lo que lo explicaré en un apartado independiente más adelante.
  • “Inicializar ajustes”. Para volver todos los ajustes a su estado original. Por si queremos restaurarlos a cómo estaban por defecto. El conmutador que activa esto está antes del título de esta función.

 

Contenido de la subpestaña “Servicio”.

Al seleccionar “Servicio” nos aparece la posibilidad de activar y configurar el servicio de “Spotify Tap: Quick Access”. Función que nos permite tener acceso rápido a nuestra música favorita de Spotify realizando simplemente dos toques en los auriculares.

 

B. Pestaña “Actividad”

Bien. Ahora nos volvemos a encontrar en la parte más baja de la pantalla. Esta es la pestaña central de la parte inferior, la segunda que hay en esta zona. Aquí podemos habilitar el registro de la actividad que llevamos a cabo con los auriculares. Podremos observar cosas como el tiempo de uso. Yo no lo he activado.

 

C. Pestaña “Información”

Y esta es la tercera pestaña de la parte inferior, la que se encuentra en la esquina inferior derecha. Aquí aparece distinta información y sugerencias de uso.

 

Cómo cambiar los toques que se realizan en los auriculares

Los LinkBuds vienen por defecto configurados para que en ambos auriculares se realicen los mismos gestos. Tanto en el derecho como en el izquierdo con dos toques iniciar la reproducción y con tres toques pasar a la canción siguiente. Pues bien, si queremos cambiar la configuración por cualquier otro modo, tenemos que seguir los siguientes pasos:

  1. Entramos en la subpestaña “Sistema” de la pestaña “Auriculares”.
  2. Presionamos un botón que hay sin etiquetar debajo de la sección “cambiar la función de operación de punteo”.
  3. En la pantalla que se abre, primero seleccionamos el auricular del lado que queremos editar (izquierdo o derecho).
  4. Más abajo, hay un botón con el nombre de la función actual. Lo presionamos, y entonces, muy importante, sin hacer ningún flick en la pantalla, tocamos con el dedo directamente en su parte inferior, donde encontraremos un selector en el que haciendo flicks hacia arriba y hacia abajo con un dedo podremos cambiar las distintas funciones. Ya digo, es importante no hacer ningún flick tras presionar ese botón, si no, el selector de abajo desaparece.
  5. Una vez seleccionada la función deseada, por ejemplo “función de asistente de voz”, hacemos flick hacia la izquierda y presionamos el botón de “Listo”.
  6. Finalmente, hay que presionar de nuevo el botón “Listo” que hay en la parte inferior de la pantalla.

 

Cómo cambiar el idioma de la guía de voz de los auriculares

Esto se hace desde la pestaña “Auriculares”, dentro de la subpestaña “Sistema”, en la función “Notificación y guía de voz”.

Para cambiar el idioma de la guía hay que seguir los siguientes pasos:

  1. Primero hay que activar las notificaciones y la guía de voz. El conmutador está antes del título de esta función, antes de donde se muestra el idioma seleccionado. Al activarlo, luego hay que presionar el botón que es el mismo título de esta función, “Notificación y guía de voz”.
  2. Ahora Se expanden más opciones. Pero para llegar a ellas hay que realizar un flick hacia la izquierda, hasta encontrar el botón donde aparece el idioma que tenemos seleccionado en ese instante. Hay que pulsarlo.
  3. Tras presionarlo, Aparece un selector. Aunque para que VoiceOver lo encuentre, hay que hacer un flick hacia la izquierda y volver con otro flick hacia la derecha. Si esto no funciona, hay que buscarlo con el dedo por la pantalla.
  4. Una vez ubicados en el selector, basta con hacer flicks hacia arriba o hacia abajo con un dedo para encontrar el idioma deseado. Al hallarlo, presionamos dos veces con un dedo encima de él, y luego pulsamos el botón “Listo”.

 

El proceso tarda un buen rato. Primero se descarga la voz y luego se instala. Durante la instalación los auriculares se desconectan y conectan por sí mismos.

 

Atajo de Siri para pasar el audio de forma rápida desde los LinkBuds al iPhone y viceversa

Lo único que no me convence de estos auriculares es que cuando nos los quitamos de las orejas el sonido no se transfiere automáticamente al altavoz del iPhone. Algo que sí ocurre en otros auriculares. Para conseguir eso, tenemos que meter los dos LinkBuds en el estuche de carga y cerrar la tapa, o presionar un botón que hay para tal efecto en la aplicación Sony Headphones Connect, en la pestaña “Auriculares”. Y aun así, si hacemos esto último y nos los quitamos de los oídos sin meterlos en el estuche, al cabo de un rato se vuelven a conectar automáticamente.

Claro, puede darse el caso de que en algún momento queramos compartir el sonido de lo que estemos escuchando con alguien, o que prefiramos utilizar el micrófono del iPhone, por ejemplo, para grabar una nota de un audio de WhatsApp o realizar una llamada de teléfono con la mejor calidad de audio posible. En esas situaciones, resulta un poco lento conseguir todo ello.

Pues bien, afortunadamente tenemos a nuestra disposición un atajo de Siri que creó nuestro compañero Manuel Barragán y que nos facilitará transferir el audio y el uso del micrófono al iPhone, o viceversa, recuperar nuevamente el sonido en los auriculares.

El atajo lo podéis descargar de este enlace y a continuación os pongo cómo configurarlo.

 

Para pasar el sonido de los Linkbuds al iPhone

  1. Una vez instalado el atajo, y teniendo puestos los auriculares en los oídos, nos vamos a la pestaña “Mis atajos” de la aplicación “Atajos”.
  2. Nos ubicamos encima del nombre del atajo, realizamos flicks con un dedo hacia abajo hasta la opción “Más” y la activamos.
  3. Buscamos la acción “Definir” y realizamos flicks hacia abajo con un dedo hasta activar la opción “Editar dispositivo”.
  4. Nos aparecerá un listado de dispositivos en el que se encuentran el iPhone y los LinkBuds (si los tenemos puestos y están activados). Pues bien, presionamos encima del nombre del iPhone.
  5. Listo. Ahora, si queremos, podemos cambiar el nombre al atajo por la orden que deseemos darle a Siri para que se transfiera el sonido al iPhone. Por ejemplo, “Desactivar auriculares”. Para esto hay un campo de texto en la parte superior de la pantalla de la edición de este atajo. Finalmente, presionamos el botón “Cerrar” de la esquina superior derecha.

 

Para pasar el sonido del iPhone nuevamente a los auriculares

  1. Primero tenemos que hacer un duplicado del anterior atajo que hemos creado. Para ello, estando situados en la pestaña “Mis atajos” y encima del nombre del atajo que acabamos de crear, realizamos una doble presión mantenida con un dedo. Escucharemos el típico sonido notificando que se ha abierto un menú contextual. Pues bien, presionamos el botón “Duplicar” que hay hacia la parte inferior de este menú.
  2. Ahora, nos ubicamos encima del duplicado que se ha creado (tendrá el mismo nombre pero con el número 1 al final) y realizamos flicks con un dedo hacia abajo hasta activar la opción “Más”.
  3. Buscamos la acción “Definir” y realizamos flicks hacia abajo con un dedo hasta activar la opción “Editar dispositivo”.
  4. Nos aparecerá un listado de dispositivos en el que se encuentran el iPhone y los LinkBuds (si los tenemos puestos y están activados). Pues bien, presionamos encima del nombre de los auriculares.
  5. Listo. Ahora, si queremos, podemos cambiar el nombre al atajo por la orden que deseemos darle a Siri para que se transfiera el sonido los auriculares. Por ejemplo, “Activar auriculares”. Para esto hay un campo de texto en la parte superior de la pantalla de la edición de este atajo. Finalmente, presionamos el botón “Cerrar” de la esquina superior derecha.

 

Calidad de audio y del micrófono

Los LinkBuds suenan bastante bien con música. Obviamente no es su fuerte, por el tipo de driver empleado, pero cumple, sobre todo si activamos alguna de las ecualizaciones incorporadas en la app Headphones Connect. Por ejemplo, a mí me gusta especialmente la denominada “Emocionante”. Y es que aunque las frecuencias medias y altas están bastante bien representadas, su punto débil se encuentra en los graves. Aunque aplicando alguna ecualización como la mencionada y subiendo al máximo la potenciación de los graves, se subsana parcialmente.

Vamos, que para mi gusto suenan bastante bien, pero si nos ponemos a compararlos con otros auriculares, como por ejemplo con los AirPods 3, que a mi parecer suenan muy pero que muy bien, entonces es cuando empezamos a darnos cuenta de sus carencias. Pero si de buenas a primeras, los encendemos, y nos ponemos a escuchar música con una ecualización que se adapte a nuestro gusto, que no sea la que viene por defecto, estaremos bastante satisfechos. Por cierto, hay dos ecualizaciones libres para poner las completamente a nuestro gusto.

Pero bueno, vamos a ser malos y vamos a compararlos con los AirPods 3. Ahí, Estos Sony salen perdiendo claramente. Los de Apple tienen unos graves realmente sorprendentes. Mientras que los de los LinkBuds simplemente son aceptables. Incluso mejorándolos con la ecualización. Aunque claro, dependerá de gustos y oídos.

Por otro lado, el nivel de volumen capaz de alcanzar los LinkBuds es más que suficiente para que se escuchen en entornos ruidosos. Aunque he observado que no por ponerlos al máximo se obtiene un nivel sonoro más elevado, al contrario, donde se escucha mejor y más fuerte es unos dos puntos Antes de llegar al máximo. Sobrepasado ese nivel el sonido se empieza a saturar, sobre todo al llegar al máximo, donde el volumen y la calidad disminuyen perceptiblemente debido a esa saturación. Si desde ese punto volvemos a bajar el volumen dos puntos, paradójicamente, se escucha algo más fuerte y mejora notablemente en calidad, sobre todo en los graves. Vamos, que si necesitamos ponerlos a un volumen elevado, por encontrarnos en un entorno ruidoso, obtendremos mejores resultados deteniéndonos esos dos puntos Antes de llegar al máximo. Aquí, estos auriculares también salen claramente perdiendo frente a los AirPods 3. Estos últimos tienen un nivel sonoro mucho más elevado y no saturan nada al ponerlos al máximo. En cambio, si los comparamos con las gafas Bose Frames rondo que tengo, el volumen alcanzado por los Sony es superior al ofrecido por éstas. No hay tanta diferencia como con los AirPods 3, pero claramente es superior.

En cuanto a si se escuchan desde fuera, poniendo música al máximo, y desactivando la función para que se detenga la música al quitárnoslos de los oídos, he observado que no se escuchan más fuerte que otros auriculares tradicionales, como por ejemplo los AirPods 3. Desde luego, si llevamos el volumen a toda pastilla en un sitio silencioso, los que se encuentren a nuestro lado escucharán el murmullo de la música. Y lo mismo si estamos reproduciendo un audiolibro. Vamos, que desde fuera se escuchan mucho menos que unos auriculares de conducción ósea, o las gafas Bose Frames. Y además, comprobado, pues Tengo estos otros dispositivos. Por ejemplo, en las gafas de Bose, si nos ponemos a reproducir un audiolibro en un sitio silencioso al volumen máximo, y nos retiramos las gafas, se distingue perfectamente lo que dice la voz, incluso a una buena distancia. Es como si hubiese unos mini altavoces. En cambio, con estos auriculares de Sony tan sólo si oye un ligero murmullo, sin entenderse nada. Por supuesto, no vamos a estar en un sitio silencioso con el volumen al máximo. No es nada recomendable para nuestra salud auditiva. Y si estamos en un ambiente ruidoso, entonces ya ni se escucha este murmullo.

Resumiendo. Para mi gusto los LinkBuds suenan bien y tienen un volumen aceptable, sobre todo para el uso exclusivo que les voy a dar. Es decir, para mis desplazamientos por la calle o en transporte público. Cuando quiera buena calidad de sonido para escuchar música, sin duda, mi elección será ponerme los AirPods 3.

En cuanto a la calidad del micrófono, no es para tirar cohetes. Simplemente se encuentra a la altura de otros auriculares Bluetooth. Es decir, en las llamadas de teléfono nuestro interlocutor nos escuchará con algo de compresión en la voz, pero nos oirá y entenderá perfectamente. Eso sí, la cancelación de ruido de fondo llevada a cabo por la función “Precise Voice Pickup” es realmente muy buena.

En calidad de micrófonos los LinkBuds ganan claramente frente a los AirPods 3. He grabado varias notas de voz de prueba en WhatsApp, que es una aplicación que trata con bastante dureza a los micrófonos, y donde se aprecia realmente el buen desempeño de éstos, y los audios grabados con los AirPods 3 quedan bastante más comprimidos y fluctuantes que los realizados con estos Sony.

Si seleccionamos el ajuste de la app que prioriza la calidad de sonido frente a la estabilidad de la conexión Bluetooth, la calidad de los micrófonos mejora discretamente. Aunque esto imagino que aumentará el consumo de batería. En esa misma prueba que he realizado en WhatsApp, he grabado notas de voz con una prioridad y otra, y en la que se prioriza la calidad de audio hay una muy ligera disminución en la compresión, frente a la que prioriza la conexión, pero en cambio el nivel de volumen es ligeramente más alto si seleccionamos la que prioriza la conexión. Personalmente, como no voy a escuchar música con estos auriculares, he optado por priorizar la estabilidad de la conexión.

 

Algunas valoraciones prácticas personales

Bien. A lo largo del artículo ya he ido dejando caer algunas valoraciones personales basadas en mi experiencia con estos auriculares. No obstante, a continuación incluyo algunas nuevas y vuelvo a recopilar las más importantes para que todo ello quede aglutinado en este encabezado:

  1. Para empezar este apartado me gustaría hace referencia a como escuchamos nuestro entorno a través de esos mini agujeritos. A ver, en principio no hay ninguna diferencia entre llevar puestos los auriculares a no llevarlos. O al menos yo no aprecio ninguna que sea evidente. Y eso que estamos escuchando el mundo exterior a través de unos agujeros artificiales y más reducidos que nuestros conductos auditivos. Pero claro, todo es relativo. Si vamos por la calle escuchando música a un volumen elevado, por mucho agujero que lleven estos auriculares, no escucharemos nuestro entorno para nada. Así pues, nos serán útiles y seguros, siempre y cuando los usemos con cabeza. Son ideales para emplear herramientas como el asistente Siri, aplicaciones de guiado en exteriores e interiores, o escuchar notificaciones y llamadas entrantes, pero yo nunca me pondría a escuchar música, ni tan siquiera audiolibros mientras camino.
  2. Una vez aclarado el punto anterior, en efecto, según mi percepción no hay ninguna diferencia apreciable, ni en cuanto a la cantidad de sonido que entra por los agujeritos ni a la percepción espacial tridimensional de lo que nos rodea. Esto último es muy importante, porque aunque algunos auriculares tienen un modo denominado “transparencia”, que incluso amplifica el ruido exterior, ese sonido que nos llega es en estéreo. No en tres dimensiones. Por lo que si por ejemplo, vamos por una calle y de repente se nos acerca por detrás una bicicleta y toca el timbre para avisarnos, lo escucharemos, pero no percibiremos que el sonido viene de detrás nuestro. Esto es un gran inconveniente de estos modos transparentes, y que los LinkBuds evitan.
  3. Ya he comentado en el apartado de la calidad de audio que a mi parecer y según mi experiencia personal, el nivel de volumen de estos auriculares es más que suficiente, incluso en ambientes ruidosos como en calles con mucho tráfico. Pero claro, también me lo parecía el ofrecido por las gafas Bose Frames Rondo, y conozco un par de personas que tras comprar esas gafas, no les pareció lo suficientemente elevado. Los LinkBuds ofrecen algo más de volumen que esa primera generación de las Bose, pero claro, no todos los oídos son iguales. Así que no puedo garantizar que todo el mundo encontrará adecuado el volumen ofrecido por este dispositivo. Yo los he estado probando en una avenida de 4 carriles con mucho tráfico, escuchando las indicaciones de lazarillo y empleando NaviLens para detectar las etiquetas del tranvía que hay en la parte central de esa avenida. Incluso he realizado una llamada de teléfono y he escuchado todo ello sin problemas. Eso sí, al volumen máximo, pues la zona lo requería (bueno, lo he dejado dos puntos antes de llegar al máximo, pues cómo he comentado en el apartado de la calidad de audio, es ahí donde se alcanza el mayor rendimiento de los diafragmas de estos auriculares antes de que distorsionen). También los he probado dentro de una gran superficie, en un supermercado, donde hay mucho ruido ambiente, y podía escuchar perfectamente a Siri tras preguntarle cosas. Incluso he aprovechado e ido al pasillo de los cereales para probar NaviLens a la hora de detectar los cereales Kellogg’s, y perfecto. Así que para mí, el volumen ofrecido es más que suficiente.
  4. En cuanto a la comodidad, a ver, se nota que los llevamos puestos, y al principio puede que notemos algo de presión en ese escaloncillo al que hacía referencia en el apartado de cómo colocárnoslos. Pero en poco tiempo nos acostumbramos a ello, y si hemos seleccionado bien el anillo que más se adecua a la morfología de nuestra oreja, su uso es natural y nada molesto. Probablemente, al principio os costará colocarlos de forma correcta, pero una vez se hace varias veces, el proceso es rápido.
  5. Algo que me ha parecido muy útil en estos auriculares es la función del volumen adaptativo. Eso sí, siempre y cuando no llevemos ya de por sí un volumen demasiado alto. En ese caso no notaremos ninguna mejora. Pero si caminamos por un sitio poco ruidoso, con un volumen moderado, y de repente pasa un coche por nuestro lado, se agradece que el sistema suba por sí mismo de forma automática el volumen unos dos puntos para poder seguir escuchando bien los auriculares. Eso también va muy bien en casa, por ejemplo, si estamos escuchando un audiolibro y tras ir al lavabo tiramos de la cisterna, justo el momento en el que se libera el agua, el auricular sube el volumen, permitiéndonos seguir escuchando el audiolibro sin problemas. Simplemente, genial.
  6. La función “Speak-to-Chat” también puede sernos útil en algunas situaciones. Por ejemplo, si estamos escuchando un audiolibro, y se acerca alguien a hablarnos, el sistema lo detecta y el libro se pausa automáticamente. Al acabar la conversación, la reproducción se reanuda por sí misma al cabo de un tiempo. Podemos configurar la sensibilidad de la detección de la voz y el tiempo hasta que el modo se cierra. Mola. Aunque os advierto de que se trata de una función que consume algo más de batería.
  7. Me encanta la rapidez con la que se activa el auricular tras haber estado un rato en pausa. Al pulsar de nuevo la pantalla del móvil, la activación es inmediata. Se nota que el sonido se activa, pero no nos perdemos ninguna palabra, ni tan siquiera la primera vocal de lo primero que se verbaliza. Así mismo, tampoco hay ninguna latencia. Claro que tienen Bluetooth 5.2 y esto es lo habitual en este tipo de conexión, y además tiene transmisión simultánea de Bluetooth a ambos auriculares, lo cual proporciona una conexión más estable y con menos latencia.
  8. Lo único que no me gusta de estos LinkBuds es que lamentablemente, al quitárnoslos de los oídos, a diferencia de lo que ocurre en otros auriculares, el sonido no se transfiere automáticamente al altavoz del móvil, para ello hay que guardarlos en el estuche y cerrar la tapa, o presionar un botón que hay para tal efecto en la app, pero en ese caso debemos dejárnoslos puestos. Si nos los quitamos y no los metemos en la caja, al poco se conectan de nuevo y ya no escuchamos el altavoz del teléfono. No sé si es un error, o es así realmente, pero es un rollo. Pues en ocasiones deseas emplear el micro del móvil, o compartir lo que estás escuchando con alguien, y con los AirPods basta con quitártelos y guardarlos en el bolsillo para poder hacer eso.
  9. Afortunadamente, podemos solventar el punto anterior por medio de un atajo de Siri que os he compartido un poco más arriba.
  10. Otro inconveniente serio es que no es multipunto, por lo que los usuarios de iPhone y Apple Watch no podréis emplearlo simultáneamente en ambos dispositivos.
  11. A pesar de no ser multipunto, Es posible emplearlos en varios dispositivos con bastante rapidez y facilidad. Basta con instalar la aplicación y sincronizar la cuenta de Sony en esos dispositivos. A partir de ahí, tendremos sincronizada la misma configuración en ellos y podemos cambiar de fuente seleccionando los auriculares en el apartado de Bluetooth. No es tan rápido ni práctico como el multipunto. Ni mucho menos. Pero según cómo, tiene la ventaja de que el cambio no es automático, sino que lo hacemos nosotros voluntariamente y cuando nos interesa realmente.
  12. Se echa de menos que al igual que se puede emplear Alexa y el Asistente de Google en manos libres, se pueda hacer lo mismo con Siri. La podemos invocar a traves de los dos toques en el auricular, incluso con el móvil bloqueado (si tenemos activado a Siri en la pantalla de bloqueo), pero estaría bien hacerlo en manos libres. También podemos emplear “Oye Siri” a través de los auriculares, pero el móvil tiene que estar muy cerca, por lo que da la sensación de que sea éste el que escucha la orden.
  13. También me gusta especialmente que cuando el nivel de carga del estuche está bajo, por debajo del 30%, se recibe una notificación de ello en la pantalla de bloqueo del iPhone. Así mismo también está muy bien que en la barra de estado del iPhone se vea el porcentaje de carga de la batería. En los AirPods siempre pone 0%, esté en el nivel que sea. Jaja. Aprende, Apple. Lo único malo es que para saber el porcentaje de batería de cada auricular y de la caja por separado, tenemos que abrir la aplicación Headphones Connect. Aquí Apple gana, pues basta con abrir la caja con los AirPods dentro para obtener al instante esa información.
  14. Ya lo he comentado en el apartado de los gestos, pero se echa de menos más variedad en éstos. Para mi gusto se quedan cortos. Se podrían añadir 4 toques y dos toques sostenidos.
  15. También lo he comentado antes, pero si seleccionáis el poder subir y bajar el volumen en uno de los auriculares, no os extrañéis que no responda a los toques si el móvil no está emitiendo ningún sonido en ese instante. Pues parece ser que esto tan sólo funciona cuando el teléfono está emitiendo algún sonido, o lo ha hecho recientemente y los auriculares aún no han entrado en modo reposo.
  16. Ah, y me encanta que el estuche tenga un botón de apertura y que quede cerrado perfectamente. Si se nos cae, no corremos peligro de que los auriculares salgan disparados por todas partes, como sí ocurre con el estuche de los AirPods.
  17. Hablando del estuche, si observamos que uno de los auriculares no encaja adecuadamente en éste. Es decir, que al meterlo y presionar en el auricular, no escuchamos ni sentimos el clic que indica que está bien encajado, puede ser debido a que al cambiar el anillo de silicona, éste no ha quedado bien ubicado, impidiendo que los conectores de carga encajen adecuadamente. En ese caso, tenemos que girar un poco el anillo sobre la cúpula hasta que quede bien.
  18. Y finalmente, comentar que aquí sí que tenemos total privacidad de lo que estamos escuchando. Algo que no ocurre con los auriculares de conducción ósea y las gafas que incorporan altavoces en las patillas, donde sí nos excedemos con el volumen en ambientes silenciosos, las personas de alrededor se enteran perfectamente de lo que estamos escuchando. Aquí, como mucho, se oye el típico murmullo percibido desde fuera al emplear un volumen muy alto en otros auriculares tradicionales.

 

Enlaces

Enlace en Amazon de los Sony LinkBuds.

 

Aquí podéis ver fotografías de estos auriculares en el caso de que tengáis resto visual (página web de Sony).

 

Descarga la aplicación Sony Headphones Connect desde la App Store.

Atajo de Siri creado por Manuel Barragán para transferir el audio de unos auriculares entre dispositivos.

 

Autor, Jaime Franco

 

3 respuestas a «Análisis de los Sony LinkBuds, innovadores auriculares Bluetooth que dejan escuchar nuestro entorno»

Hola. ¿La opción de escuchar el entorno aumenta conforme vamos subiendo el volumen? Estoy buscando una alternativa para usar mientras remo en sustitución de los audífonos y creo que podrían ser una buena opción para mí si se puede aumentar el sonido del entorno.

Hola Eric. Éstos auriculares no amplifican el sonido exterior. Tan sólo lo dejan pasar tal cual a través de los agujeros que hay en los diafragmas. Es decir, que permiten escuchar simultáneamente lo que hagamos en el móvil y el sonido del entorno, pero no se amplifica este último.
Saludos.

Primero, excelente el análisis, rara vez leo por estos lados pero súper explicativo, fue un placer leerlo… ahora, me permitiré hacer algunos apuntes para quienes puedan tener familiaridad con los audífonos de Sony, que es una marca que he ido siguiendo, y algún comentario:
En cuanto al sonido, concordamos en el tema del volumen, no sé si dos puntes más bajo suena más fuerte, pero si que es cierto que distorsiona al máximo, yo diría de forma molesta. Ahora, en cuanto al bajo, la verdad es que es más bien un sello de los audífonos de Sony que están más en la gama cara, en que hay un bajo distinguible musicalmente hablando, en que el bajo es fácilmente identificable al lado de las guitarras o teclados (podrías sacar un tema en base a escucharlo con esos audífonos, a modo ejemplar «A Fortune in Lies» de «Dream Theater) pero no tanto punch, que si es algo que tienes en algunos Bose o en los citados de Apple, es algo que puedes apreciar en los Sony MDR-1000X, en los WH-1000XM3, en los WF-1000X (estos últimos no los recomiendo por temas de conexión), todos los cuales tienen un sonido muy amplio (los dos primeros más al ser circunaurales) pero con un bajo en el que se prioriza más el mostrar que hay un bajo que el golpearte en la guata con los graves, por decirlo de alguna manera. Así las cosas, estos, aunque con algo menos que los que cito, están en el tímbre de los audífonos caros de Sony, con graves con notas claras, no golpeadores… y ahí ya depende de qué quiere uno al escuchar música… yo he terminado por enamorarme del sonido Sony aunque tengo claro que lanzarse «Thumb» de Kyuss renta más con unos Bose Sport que tengo por aquí, sin embargo, captar la magia de Jaco Pastorius o Victor Wooten es claramente mejor con unos Sony, que ahí es el talento, no la patá en la guata, de forma que quien conozca el sonido Sony en sus audífonos caros, puede saber que estos en realidad no se alejan de aquello, excepto en que por la forma bueno… un circunaural no puede ser un in ear no más, no hay forma.
Sobre los toques, no podemos sino estar de acuerdo, el de reproducción es
especialmente relevante ¿2 toques para pausa, 3 para adelantar? ¿porqué no 2 para pausa, 3 para retroceder y 4 para adelantar? en cambio hay que elegir qué sacrifica uno… yo ahora tengo volumen en uno, reproducción en el otro, pero ahora creo que me dejaré adelantar y retroceder en uno, pausa y adelantar en el otro… y sin embargo, pierdo un toque. Eso si, a mi me parece que lo de los toques sosteniendo no se implementó precisamente por el caso de los toques en la cara… es fácil identificar que te tocaste la cara, que mantienes el dedo ahí ya no tanto.
Como comentario al margen para quienes piensen en hacer deporte, recomiendo encarecidamente utilizar el modo de toques en la cara; luego de 30 minutos de ejercicio, si estás golpeando los audífonos estos se van moviendo y si eres maniático del sonido como soy yo, será muy difícil que los puedas volver a poner bien para que suenen como tienen que sonar… seguramente el sonido se equilibrará más para el lado del que no se te soltó, etc… total, mejor no tocarlos y jugar con la cara no más.
Y bueno ¿qué puedo decir? a diferencia tuya no puedo afirmar que el cambio en el entorno no se note, es claro cuando te los pones que el sonido cambia, pero no es lo suficientemente relevante, si has andado caminando con el GPS con los estándar de Apple, loco esto es muy superior, y a cambio te ganas unos audífonos que no tienen comparación con los de transmisión ósea, hablamos de buen sonido y los últimos salen llorando jeje. Eso si, a modo de consideración, sabemos que estos audífonos tienen heavymentevida útiil, mis queridos Sony WH1000xm3 tienen para fácil 10 años más, estos durarán 2 añitos, la batería se irá a la mierda, viva el cambio climático jajajaja.
Y bueno, para no seguir dando la lata, en cuanto al registro, una cosa es configurar (registrar) los audífonos en la app, y otra distinta hacer el típico registro con el fabricante que te pide Microsoft, Appke, etc… que al menos por acá nadie hace.
Nuevamente, la raja la web, la raja el review… no me gustan los podcasts y por eso nunca los pesqué, pero esta vez, como hablaron de unos audífonos que me interesaron, me vine por acá ¡y era un texto escrito! excelente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ver más

  • Responsable: Grupo SucDePoma.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad
A %d blogueros les gusta esto: